SIN VUELTAS

Alberto Sileoni: “El plan de alfabetización es una puesta en escena”

En una entrevista, Alberto Sileoni, director General de Educación y Cultura de Buenos Aires, desmantela la fachada del plan de alfabetización del gobierno nacional, criticando la falta de recursos y el enfoque neoliberal que amenaza la verdadera educación.

Alberto Sileoni: “El plan de alfabetización es una puesta en escena”

Miercoles 10 de julio de 2024 | 10:16

Sileoni desenmascara el plan de alfabetización nacional y revela las falencias en la gestión educativa

En una charla profunda y sin tapujos, Alberto Sileoni, director General de Educación y Cultura de la provincia de Buenos Aires, habló con Fernando Amato, Manu Pol y Lorena Álvarez en el programa Pasos Perdidos de FM La Patriada. Sus palabras, cargadas de crítica y perspicacia, arremetieron contra lo que considera una "puesta en escena" del plan de alfabetización nacional. "El plan de alfabetización es una puesta en escena porque es la suma de los planes provinciales. Nos pidieron a los ministros que le mandemos qué es lo que está haciendo cada provincia, pero les pedimos que la Nación pueda sostener esos planes y que mande recursos", denunció Sileoni.

Esta declaración no es una simple queja burocrática. Sileoni expone una verdad incómoda: la alfabetización, fundamental para el desarrollo de cualquier sociedad, se está utilizando como herramienta política sin el respaldo necesario de recursos y políticas coherentes. La gestión educativa se encuentra en un limbo donde se promueven iniciativas sin sustento, y se espera que las provincias, ya sobrecargadas, hagan milagros con sus propios medios.

EN TWITTER: Integrante del grupo de Trolls Libertario fue detenido por tráfico de pornografía infantil

"No creemos tanto en las cuestiones de controlar sino más en los espacios para hablar, informar y prevenir", afirmó Sileoni, subrayando la necesidad de un enfoque más humano y comprensivo en la educación. En un mundo donde la sociedad se mueve a un ritmo vertiginoso, la escuela debe ser un lugar de pausa, reflexión y apoyo emocional. "Un pibe no te suelta un problema personal delante de 30 pibes si no generas un clima de confianza", agregó, señalando la importancia de construir espacios seguros y de confianza para los estudiantes.

Sin embargo, este enfoque choca frontalmente con la realidad neoliberal que Sileoni denuncia. "Hablamos de ludopatía pero fíjate el sponsor de la copa América, de la eurocopa, de la camiseta de la selección argentina, de muchos artistas", ironizó, señalando la hipocresía de una sociedad que denuncia ciertos vicios mientras se lucra con ellos. Este doble estándar se refleja también en la educación, donde se pregona una "educación útil" según el dogma neoliberal, que reduce el valor del conocimiento al mero instrumentalismo económico.

MILEI LO HIZO: Comenzó el efecto "Ley Base": Cerró la fabrica Canale y despidió a todos sus trabajadores

El Pacto de Mayo, en su cuarto punto, aboga por una 'educación útil'. Pero, ¿qué significa realmente 'útil' en un contexto neoliberal? "Cuando el neoliberalismo te dice ‘útil’, empezá a temblar porque el neoliberalismo cree que los trabajadores son fracasados", advirtió Sileoni. Esta visión utilitaria no solo desvaloriza el conocimiento por sí mismo, sino que perpetúa una visión de los trabajadores como piezas desechables de una maquinaria económica.

La crítica de Sileoni no se detiene allí. La referencia al legado de Sarmiento, quien construyó 1200 escuelas, sirve para contrastar con la realidad actual: "Cita a Sarmiento que construyó 1200 escuelas, cuando el gobierno tiene 1000 obras paradas en PBA que 80 son escuelas". Esta comparación desnuda la ineficacia y la parálisis de un gobierno que no logra cumplir con sus propias promesas educativas.

ALQUIMIA: La estatización encubierta de la deuda de los bancos: Un canje forzoso que pone a Argentina al borde del precipicio

El panorama pintado por Sileoni es desolador pero no fatalista. Sus palabras invitan a la reflexión y a la acción. El sistema educativo necesita no solo de recursos, sino de un cambio de enfoque que valore la educación más allá de su utilidad económica. Necesitamos una educación que fomente el pensamiento crítico, la creatividad y la empatía, en lugar de una que simplemente prepare a los jóvenes para ser engranajes en una máquina productiva.

Las declaraciones de Sileoni son un llamado de atención urgente. La educación no puede ser una simple puesta en escena para fines políticos. Requiere compromiso, recursos y una visión que trascienda las limitaciones del neoliberalismo. La alfabetización, como base del conocimiento y la cultura, debe ser una prioridad real y no un simple eslogan.

Miramar: "Estamos peor que en una pandemia y con la decisión política de Milei de no asistir"

En este contexto, es vital que los gobiernos provinciales y nacionales trabajen juntos para crear políticas educativas sostenibles y efectivas. La educación debe ser un derecho garantizado y una herramienta para el desarrollo integral de las personas, no una moneda de cambio político ni un instrumento de control social.

Sileoni ha puesto sobre la mesa una serie de verdades incómodas que deben ser abordadas con seriedad y urgencia. Solo así podremos construir un sistema educativo que realmente sirva a las necesidades de nuestra sociedad y prepare a las futuras generaciones para enfrentar los desafíos del mundo moderno con conocimiento, crítica y humanidad.

 

Comparte en Facebook Comparte en Twitter Comparte en Google+ Enviar a un amigo Imprimir esta nota
SIN RESERVAS

El saqueo del Banco Central para obtener financiamiento: El gobierno reconoció el envío de oro exterior

El ministro de Economía, Luis Caputo, ha confirmado el traslado de una significativa parte de las reservas de oro del Banco Central al extranjero. Esta operación, realizada en secreto y sin transparencia, ha suscitado críticas y denuncias por parte de distintos sectores,…

HOY
TEATRO

La Sesión de María de Verónica Julieta Bustos y Eduardo Fernandez

"La sesión de María" es una obra impactante y emotiva que nos sumerge en un drama profundo y conmovedor. Ambientada en un hospital público, la trama gira en torno a María, una paciente en tratamiento por adicciones, cuya relación terapéutica con su psiquiatra Bernardo se ve amenazada por la crisis personal que éste atraviesa. La incertidumbre del futuro de Bernardo y sus propios conflictos internos repercuten en María, quien se ve atrapada en un torbellino de emociones.