EL CAMBIO

Lo peor de la política: ¿El diputrucho es Massot?

Nicolás Massot fue uno de los principales operadores macristas en la fallida sesión del jueves en el Congreso Nacional, que incluyó una inusitada represión contra manifestantes, agresiones a diputados opositores y maniobras del macrismo con diputruchos para lograr el quórum necesario para poder aprobar el recorte a los jubilados.

Lo peor de la política: ¿El diputrucho es Massot?

Sábado 16 de diciembre de 2017 | 10:16

(Por Sergio Villone) Sin embargo, la presencia de Massot en el recinto es la que se podría poner en entredicho: no habría contado con el tiempo mínimo de residencia en Córdoba para poder ser electo diputado nacional.

es un economista formado en la Universidad Di Tella, casa de estudios que se ha convertido en una incubadora de dirigentes del PRO. Tiene apenas 32 años y hace un quinquenio inició su carrera como funcionario en el gobierno de la capital argentina: fue Director de la Reforma Política primero y luego tuvo a su cargo la Dirección de Casas de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Ejerciendo ambas funciones, comenzó a hacer pie en Córdoba, primero promocionando la Boleta Única Electrónica en Río Cuarto y luego inaugurando la Casa de Buenos Aires en la docta. En 2013 fue enviado por el entonces ministro de gobierno porteño, Emilio Monzó, como operador político para trabajar en la campaña para diputado de Héctor “La Coneja” Baldassi.

Tras su renuncia al último puesto en la intendencia porteña -producida el 7 de abril de 2014- y habiendo iniciado una relación de pareja con la hija del ex intendente cordobés Germán Kammerath -condenado por corrupción-, Massot se radicó efectivamente en Córdoba para trabajar en el armado del Frente Juntos por Córdoba (UCR – PRO – Frente Cívico), versión vernácula de Cambiemos.

Simultáneamente a la campaña de gobernador de Oscar Aguad, se produce el cierre de listas de candidatos a diputados y senadores nacionales por Córdoba el 20 de junio de 2015 y Massot aparece en el quinto lugar de la boleta de Cambiemos. En ese momento había fijado domicilio en un coqueto edificio de Nueva Córdoba a poco más de 200 metros del Parque de las Tejas.

La Constitución Nacional establece como requisito para ser electo diputado nacional ser nativo de la provincia que representa o tener un mínimo de dos años de residencia en la misma. Habiendo dejado su puesto en el gobierno porteño en abril de 2014; en junio de 2015 cuando se presentaron las listas de candidatos a diputados, Massot tenía un año y dos meses de residencia efectiva la provincia de Córdoba. Es decir, le faltaban diez meses de residencia real para ser candidato cordobés, según reveló una investigación de Striptease del Poder.

El diputado Massot es hijo de Alejandro Massot y sobrino de Vicente, ambos ex dueños del diario La Nueva Provincia de Bahía Blanca. Su tío Vicente fue el primer periodista en la historia argentina en ser imputado como responsable de delitos de lesa humanidad y en 2015 fue enjuiciado por esos crímenes, pero no recibió condena. A su vez, fue beneficiado con una falta de mérito firmada por el juez federal subrogante de Bahía Blanca Claudio Pontet en una causa por complicidad empresarial con delitos cometidos por la última dictadura cívico militar.

El fallo del juez interino fue apelado con severas críticas por los fiscales de la Unidad que interviene en procesos por crímenes de lesa humanidad en Bahía Blanca, Miguel Palazzani y José Nebbia. Los funcionarios judiciales acusan al tío del diputado Massot de haber efectuado “aportes esenciales” para “el ocultamiento deliberado de la verdad”. Nebbia y Palazzani señalan que el diario de los Massot, durante el terrorismo de Estado, presentó como “enfrentamientos” las ejecuciones de opositores a la dictadura, entre otras operaciones de desinformación.

Comparte en Facebook Comparte en Twitter Comparte en Google+ Enviar a un amigo Imprimir esta nota
CONTRA EL LAWFARE

Una multitud se congregó en Parque Centenario por la democratización del Poder Judicial y en apoyo de CFK

Este sábado al mediodía una multitud se concentró para pedir por la democratización de la justicia en lo que se denominó como "la primera de un proceso de plazas movilizadora que se realizarán cada 15 días". Los organizadores llamaron el "cristinazo", por las miles…