investigación

Los Milei: millones, violencia, offshores y causas judiciales

Qué se esconde detrás del economista al que la derecha entroniza

Los Milei: millones, violencia, offshores y causas judiciales

noticiaslainsuperable.com.ar // Miercoles 22 de septiembre de 2021 | 10:00

(Por Tomás Palazzo) Javier Gerardo Milei cumple este 2021 51 años. De infancia traumática le gusta decir que su padre era colectivero, cuando en realidad es un empresario millonario. Deportista frustrado (atajó en las divisiones inferiores de Chacarita pero nunca fue tenido en cuenta para los planteles mayores) y músico sin aptitud (tuvo su bandita donde quiso cantar pero, según dicen los que lo escucharon, era más postura que talento) terminó estudiando economía en la Universidad de Belgrano que le solventaba su padre, con cierto pesar, harto de los descarríos de su hijo.

Su familia

Sus padres son Norberto Horacio Milei y Alicia Luján Lucich, de muy acomodada posición y que vivían en Palermo cuando su primogénito vino al mundo (tiene una hermana: Karina Elizabeth, partícipe también de los negocios de la familia).

Su padre era un empresario del transporte (decirle colectivero es como llamar chatarrero a Paolo Roca) vinculado a las firmas Francisco de Viedma S.A. y Empresa de Transportes Tte. Gral. Roca, donde tuvo algunos problemillas con el fisco por no pagar los impuestos.

Reclamo deuda padre Milei by Noticias La Insuperable

Algo similar a la conflictiva relación que entretejieron Franco Macri y su hijo Mauricio, entre un padre con cierta decepción que brindaba más dinero que cariño, así trasuntó por años la relación entre Milei y su progenitor, de personalidad dura y avasallante. Una relación tóxica que aún hoy desestabiliza emocionalmente al economista.

PLANERO  Milei patinó al intentar explicar por qué el Estado le paga parte del sueldo

Las empresas

En el año 1993 su padre constituyó otra de sus empresas, Campo La Ponderosa S.A., dedicada al engorde de ganado (feet lot), razón de más familiar para que Milei despotrique contra las restricciones a la exportación de carne.

Dentro del rubro agropecuario también es el dueño de Buena Yunta S.A., constituida en 2007, con campos en Azul, Provincia de Buenos Aires. Milei padre también se dedica a los negocios inmobiliarios, y lo hace como socio de la firma Graviar SRL, fundada en 2011. La fortuna familiar se calcula en varios millones de dólares.

Offshore

Más allá de su fortuna en el país, como era de esperarse, los Milei tienen su riqueza afuera. Es así como constituyeron Alkary Investments LLC, con jurisdicción en Miami, en enero de 2015, donde sus padres y su hermana actúan como directores.

También son poseedores de propiedades en Miami. Una de ellas, por ejemplo, en el paradisíaco 4010 South Ocean Condominium, construido en 2019, siendo dueños de la unidad 901 valuada en u$s 626.310.-

La misma, con dos dormitorios y dos baños, tiene vista al mar, contando el complejo con dos lujosas piscinas y cancha de tenis.

 

Imágenes de la unidad 901 propiedad de los Milei, en Florida

Allí también los Milei parecen tener problemas en los pagos y están con unos temas legales. Precisamente, el 8 de febrero de este año, la familia fue demandada por el Italbank International Inc que busca ejecutar la hipoteca. El caso fue presentado en los Tribunales del Palacio de Justicia Central del Condado de Broward ubicado en Florida. El juez que tiene a cargo el caso (CACE21002674) es Andrea Ruth Gundersen y resta resolverse.

También su offshore, Alkary Investments LLC, fue demandada, en agosto pasado, esta vez por INVICTUS RESIDENTIAL POOLER LP, y también por una ejecución hipotecaria, denuncia radicada en el Palacio de Justicia del Condado de Miami-Dade.

Simultáneamente, los Milei tuvieron otros emprendimientos offshore, como el caso Alkanor Investments LLC, creada hace dos años y actualmente inactiva.

Pseudo-Erudición

Sus fracasos y su conflictiva relación con su progenitores llevaron a Milei a refugiarse en una coraza en la que construyó una personalidad en la que se siente cómodo pero que carece de límites. Sus armas preferidas son dos: una pseudo-erudición y la violencia.

DATOS  Ramiro Rearte nos cuenta quién era el genocida Bussi, con el que trabajaba el candidato Javier Milei

Sin aportes, suele repetir a los economistas liberales austríacos hasta el cansancio, en entrevistas, conferencias, libros y artículos. Tanto los repite que toma sus palabras como si fueran suyas, convirtiendo a su obra en un mero plagio. Además, usa estos saberes como arma, construyendo un lenguaje discursivo en el que busca sobreabundar en erudición, creando un espejismo en el que el ciudadano común, lejos de la materia, lo tilda de docto.

Cuando los estrechos límites de su discurso son sobrepasados, recae en su segunda arma: la violencia, que lleva sin contención alguna a los límites del insulto que codean la agresión. Ensimismado en su propio personaje, lo conduce frecuentemente a los bordes del fascismo.

Negador de realidades como el cambio climático, a pesar de autoconsiderarse liberal, está en contra del aborto y su despenalización. Considera al Papa como el “representante del maligno en la Tierra” y, como referentes políticos de su accionar, como Bolsonaro y Trump, busca crecer nadando en aguas de la polémica.

Comparte en Facebook Comparte en Twitter Comparte en Google+ Enviar a un amigo Imprimir esta nota
nunca más

Caso Lucas González: un crimen que expuso el oscuro protocolo de las brigadas policiales de Larreta

"Su única arma eran los botines rotos. Ni armas ni drogas": las palabras de la madre del adolescente de 17 años asesinado resultaron ser un mensaje brutal contra la actuación policial. El expediente reveló el difuso protocolo de actuación que tienen las brigadas, que…

HOY
violencia

Hallan panfletos intimidatorios es casa mapuche bahiense y el intendente manifestó su repudio

Panfletos intimidatorios contra la comunidad mapuche de Bahía Blanca aparecieron hoy en esa ciudad, a más de una semana de que arrojaran una bomba molotov en el frente de una vivienda, y el intendente local, Héctor Gay, manifestó su repudio ante esas amenazas