ANÁLISIS

El precios de la carne vacuna sigue en ascenso ¿Hasta cuándo?

Un análisis exhaustivo del Observatorio de Precios del CEPA revela un aumento del 11% en los precios de la carne vacuna durante marzo de 2024. ¿Qué factores impulsan esta escalada y cómo afecta al consumidor argentino?

El precios de la carne vacuna sigue en ascenso ¿Hasta cuándo?

Redacción EnOrsai // Jueves 18 de abril de 2024 | 05:57

El último informe del Observatorio de Precios del CEPA desglosa la evolución reciente del mercado de carne vacuna en Argentina, revelando una tendencia alcista que preocupa a consumidores y analistas por igual. Durante marzo de 2024, los precios en mostrador de los distintos cortes experimentaron un incremento del 11%, en consonancia con la inflación general del país.

Este aumento, aunque significativo, es solo la punta del iceberg de una tendencia que ha venido gestándose en los últimos meses. Desde marzo de 2023, los precios de la carne vacuna han aumentado un asombroso 272,6%, superando el incremento general de precios en la economía, que se sitúa en un 287,9%. Este rápido ascenso se ha dividido en dos períodos distintos: un crecimiento del 92,7% en los primeros ocho meses y un escalofriante 93,3% en tan solo cuatro meses bajo la actual gestión.

El análisis detallado también revela que no todos los cortes han sido afectados de la misma manera. Los cortes "económicos" han experimentado los mayores aumentos, con un 11,9% en marzo, mientras que los cortes "caros" se han mantenido por debajo del promedio, con un aumento del 10,4%. Esta divergencia puede atribuirse a la búsqueda de alternativas más económicas por parte de los consumidores, en un contexto de pérdida de poder adquisitivo.

Además, el informe destaca la disparidad en los aumentos según el canal de comercialización. Mientras que los supermercados han registrado un incremento del 18,5% respecto a febrero de 2024, las carnicerías han experimentado un aumento más moderado del 7,8%. Esta divergencia plantea interrogantes sobre la transparencia de los precios y la competencia en el mercado minorista.

El impacto en el consumidor argentino es evidente. El consumo per cápita de carne vacuna ha caído un preocupante 18,5% interanual en marzo de 2024, reflejando la pérdida de capacidad de compra de los salarios, que han disminuido un 19,2% en términos reales en los últimos tres meses. Esta situación ha llevado a un aumento en la búsqueda de alternativas más económicas, como el pollo, cuyo precio ha subido un 15,5% en marzo.

En contraposición al mercado interno, las exportaciones de carne vacuna han experimentado un auge sin precedentes, alcanzando niveles récord en el primer trimestre de 2024. Esta divergencia entre la demanda interna y externa ha ampliado la brecha entre ambos indicadores, llevando a la conclusión de que la carne que deja de consumirse en Argentina se destina al mercado internacional.

En resumen, el análisis crítico del mercado de carne vacuna en Argentina revela una situación preocupante para los consumidores locales. Los rápidos aumentos de precios, la pérdida de poder adquisitivo y la disparidad entre canales de comercialización plantean desafíos significativos que requieren una acción urgente por parte de los responsables políticos y los actores del sector.

Comparte en Facebook Comparte en Twitter Comparte en Google+ Enviar a un amigo Imprimir esta nota
entrevista

Desamparo en la Olla: La Realidad de los Comedores ante la Ausencia Estatal bajo el Gobierno de Javier Milei

Una entrevista reveladora con Margarita Barrientos evidencia el aumento de la necesidad alimentaria en Argentina, mientras los comedores comunitarios enfrentan la falta de apoyo gubernamental durante el mandato de Javier Milei. A pesar de los desafíos, la lucha incansable…

HOY
CRUELDAD

El hambre de los pobres y la comida pudriéndose: un crimen de Estado

La brutal verdad sobre la gestión del Ministerio de Capital Humano y su impacto en las comunidades más vulnerables. El 23 de mayo de 2024, Juan Grabois, líder social y político, realizó una denuncia contundente que sacudió a la opinión pública argentina. A través de una carta abierta, reveló la existencia de más de cuatro millones de kilos de alimentos pudriéndose en depósitos del Ministerio de Capital Humano en Villa Martelli y Tafí Viejo, mientras a escasos metros, familias argentinas sufren el flagelo del hambre.