economía

La propuesta de Milei de derogar la Ley de alquileres pone en riesgo a millones de inquilinos

La reciente promesa del presidente electo, Javier Milei, de derogar la ley de alquileres podría llevar a consecuencias devastadoras para millones de inquilinos, muchos de ellos pertenecen a su base electoral. ¿Qué implicaría esta medida y por qué genera preocupación?

La propuesta de Milei de derogar la Ley de alquileres pone en riesgo a millones de inquilinos

Walter Onorato // Martes 21 de noviembre de 2023 | 10:38

La propuesta de Javier Milei de derogar la ley de alquileres ha encendido las alarmas entre los millones de inquilinos argentinos. La promesa de devolver la libertad de mercado a los contratos de alquiler, sin regulación estatal, suena a un riesgo inminente para aquellos que buscan un techo donde vivir.

Si bien el discurso se apoya en la eliminación de regulaciones y la vuelta a un sistema previo a la ley, la realidad es mucho más compleja. La ley derogada fue, en parte, una respuesta a injusticias y falta de previsibilidad para los inquilinos. ¿La derogación significará un retorno a esos problemas?

La incertidumbre se cierne sobre la posibilidad de una mayor crisis en el acceso a la vivienda. Organizaciones como la Federación de Inquilinos Nacional advierten que esta medida profundizará el ya complicado panorama para aquellos que buscan un techo.

DATOS IMPORTANTES  ¿Qué significa para los trabajadores el liberalismo del siglo XIX que propone Milei?

La falta de regulación puede llevar a un escenario donde la vivienda se convierta aún más en una mercancía dolarizada, dejando a muchos sin opciones y generando una mayor exclusión en el acceso a tierra y vivienda.

La propuesta de Milei apunta a volver a un sistema sin regulación, basado en el Código Civil y Comercial. Sin embargo, las voces críticas señalan que esto conlleva riesgos y podría dejar desprotegidos a los inquilinos frente a aumentos desmedidos y contratos desfavorables.

La ley derogada en 2019 y modificada recientemente estableció ciertas garantías para los inquilinos, como contratos de mayor duración y actualizaciones basadas en la evolución de los salarios y la inflación. Su derogación, según Gervasio Muñoz de Inquilinos Agrupados, institucionalizaría un escenario aún más caótico para acceder a una vivienda digna.

En medio de este debate, la prioridad debería ser proteger los derechos de los inquilinos y encontrar soluciones equitativas. La propuesta de Milei, aunque plantea un retorno a la libertad de mercado, parece descuidar las necesidades reales de quienes buscan un lugar donde vivir.

LOS CAPUTO - EXCLUSIVO: La trama de corrupción que une a Macri con el «arquitecto» de Milei

En conclusión, la decisión de derogar la ley de alquileres podría resultar contraproducente y perjudicial para los inquilinos argentinos. La falta de regulación no garantiza libertad, sino que podría exacerbar los problemas existentes en el acceso a la vivienda, dejando a millones en una situación aún más vulnerable.

Un poco de historia: La Huelga de Inquilinos de 1907

La huelga de inquilinos que tuvo lugar en Buenos Aires en 1907. Fue un movimiento de protesta significativo y uno de los primeros ejemplos de organización colectiva de inquilinos en Argentina.

En ese momento, Buenos Aires estaba experimentando un rápido crecimiento demográfico y urbanístico, lo que llevó a un aumento en la demanda de viviendas. Sin embargo, la oferta de viviendas disponibles no era suficiente para satisfacer esta demanda, lo que provocó un aumento desproporcionado en los precios de alquiler.

En ese año se encontraba en la presidencia José Figueroa Alcorta, quien pertenecía al Partido Autonomista Nacional (PAN), una facción del Partido Autonomista liderada por el expresidente Julio Argentino Roca. Alcorta asumió la presidencia en 1906 y gobernó hasta 1910. Fue durante su mandato, se produjo un período de estabilidad política y económica en Argentina.

PARADOJA En el día de la Soberanía Nacional Javier Milei anunció la venta de YPF

Alcorta, promovía políticas conservadoras, con una fuerte influencia de los intereses de la oligarquía terrateniente. Se centraban en mantener la hegemonía de las clases terratenientes y promover el crecimiento económico del país a través de la exportación agrícola, especialmente de productos como la carne y el trigo.

En cuanto al intendente de la ciudad de Buenos Aires en 1907, el cargo estaba ocupado por Manuel Güiraldes. Su manejo de la crisis provocada por la huelga de inquilinos fue uno de los puntos críticos de su gestión. Algunas voces consideraron que la respuesta de su administración frente a las demandas de los inquilinos fue insuficiente y poco efectiva, lo que agravó las tensiones y conflictos en la ciudad.

Sin embargo, sus políticas de vivienda también fueron cuestionadas por la falta de iniciativas o de políticas concretas para abordar el problema de la vivienda en la ciudad. La situación precaria en la que vivían los inquilinos y la falta de regulaciones efectivas en el mercado de alquileres no encontraron respuestas adecuadas bajo su administración.

La relación directa de Güiraldes con la alta sociedad porteña, al ser parte de la élite política de la época, provoco su defensa de los intereses de la oligarquía terrateniente, lo que influencio sus políticas y enfoques hacia temas como la vivienda y los derechos de los inquilinos, dejándolos en segundo plano.

Los inquilinos se enfrentaban a condiciones de vida precarias, alquileres elevados y contratos desfavorables impuestos por propietarios y administradores de viviendas. Esta situación llevó a una creciente frustración entre los inquilinos, que se organizaron y llevaron a cabo una huelga para protestar por sus condiciones de vida y exigir cambios en las políticas de alquiler.

La huelga de inquilinos de 1907 fue una de las primeras manifestaciones masivas de inquilinos en Argentina. Durante la protesta, los inquilinos se unieron para exigir la regulación de los precios de alquiler, contratos más justos y condiciones de vida dignas.

Aunque esta huelga no generó cambios inmediatos en las políticas de alquiler, sentó un precedente importante en la lucha por los derechos de los inquilinos en Argentina. Demostró la capacidad de los inquilinos para organizarse y hacer oír sus demandas, sentando las bases para movimientos posteriores que buscarían mejorar las condiciones de vida de quienes alquilan viviendas en el país.

Esta huelga fue un punto de partida en la lucha por los derechos de los más desposeidos que Sirvió de inspiración para movimientos posteriores y sentó las bases para una mayor conciencia sobre la importancia de políticas que garanticen viviendas dignas y justas para todos.<blockquote class="twitter-tweet"><p lang="es" dir="ltr">EX CASTA<br>Bullrich le marca la cancha a Milei: reclamo de lugares en el gabinete y aval para destruir medios públicos<a href="https://t.co/Lvq3n1BrB2">https://t.co/Lvq3n1BrB2</a> <a href="https://t.co/4N4W1P0Tkg">pic.twitter.com/4N4W1P0Tkg</a></p>&mdash; En Orsai (@EnOrsai) <a href="https://twitter.com/EnOrsai/status/1726928730864685543?ref_src=twsrc%5Etfw">November 21, 2023</a></blockquote> <script async src="https://platform.twitter.com/widgets.js" charset="utf-8"></script>

Comparte en Facebook Comparte en Twitter Comparte en Google+ Enviar a un amigo Imprimir esta nota
Modelo milei

La industria pyme se derrumba sin control: en abril cayó un 18,3%

Es la más profunda de los últimos 3 meses, según los relevamientos de CAME. Con ese resultado, el primer cuatrimestre del año cierra con una merma de 19% en comparación con el mismo período de 2023. La más afectada fue la industria papelera.

HOY
¿HAY O NO HAY?

Un derroche injustificable: Milei y su costoso viaje a España

El presidente Javier Milei en un polémico viaje a Madrid financiado con recursos del Estado, en medio de un ajuste económico brutal, para participar en eventos de la ultraderecha europea sin actividad oficial significativa.