DDHH

La Sentencia de El Juicio Que No Se Ve

Después de varias irregularidades, el próximo miércoles 10 de agosto, a partir de las 18 hs, se conocerá el fallo por los delitos de Lesa Humanidad, cometidos por el Regimiento de Infantería de Mercedes. Se esperan condenas duras y cárcel común para todos los imputados.

La Sentencia de El Juicio Que No Se Ve

Laura Blanco // Lunes 08 de agosto de 2022 | 14:13

El próximo miércoles 10 de agosto en los tribunales de Comodoro Py se leerá el veredicto de la causa en que se juzga a los integrantes del RIM 6 (Regimiento 6 de Mercedes), que intervinieron en 1976 en los secuestros de militantes que conformaban los equipos de redacción, edición, impresión y distribución de las publicaciones de PRT ERP.

Entre sus militantes se encontraba Rocío Ángela Martínez Borbolla, nacida el 5 de mayo de 1945 en Gijón, España. Docente. Fundadora de CTERA en el oeste del conurbano bonaerense.

Madre de Bárbara y Camilo García de 9 y 4 años respectivamente, al momento de su secuestro en su domicilio particular de Haedo el 13 de junio de 1976.

Este juicio que se inició a fines del año pasado, se desarrolló con bastantes irregularidades durante todo el proceso. De hecho, fue denominado por todos "El juicio que no se ve" ya que, no permitían su transmisión como se hace con otras audiencias en juicios de Lesa Humanidad

Las mismas se fueron desarrollando cíclicamente, durante todos los viernes.

Sus querellantes, Bárbara y Camilo, tuvieron que concurrir de manera presencial a la audiencia en que declararon como testigos, en febrero de este año. La misma fue durísima, con ataques permanentes hacia los dos sobrevivientes, por parte de Ricardo Saint Jean (hijo del gobernador bonaerense durante la dictadura) defensa de Sánchez Zinny, que intentó en todo momento, desacreditar los testimonios que vinculaban al ex cara pintada con los hechos.

Lo mismo sucedió con el testimonio de los testigos, los ex conscriptos que reconstruyeron la participación de los acusados en el masivo operativo del 10 de julio de 1976 en la imprenta del PRT, que funcionaba en una casa de San Andrés ~partido de San Martín ~, y presenciaron el secuestro y tormentos al dirigente Pablo Pavich, el secuestro de otra persona sin identificar y el homicidio de Jorge Emilio Arancibia, testimonios por demás importantes.

Sin embargo, todos los acusados, pudieron declarar de manera virtual, por zoom.

Ellos son los ex militares y subtenientes, Emilio Pedro Morello, quien estuvo a cargo de la Sección de

Tiro de la Compañía de Infantería A; Martín Sánchez Zinny, a cargo entonces de la Sección Tiro de la

Compañía C, Rubén Osmar Andrade, ex cabo 1ro, jefe de grupo a cargo de la Sección Tiro de la Compañia A, Luis Alberto Brun quien tuvo a su cargo la Sección Apoyo de la Compañía de Infantería B, y Horacio Linari, quien tuvo a su cargo la Sección Tiro de la Compañía de Infantería A.

Además, Rubén Osmar Andrade, Emilio Pedro Morello y Martín Sánchez Zinny formaban parte de los grupos carapintadas que en 1987, bajo el mando de Aldo Rico, atentaron contra la democracia y jaquearon al presidente Raúl Alfonsín en los episodios conocidos como “Semana Santa”.

Para todos ellos, la fiscalía y las querellas de la Secretaría de DDHH de la Nación, del CELS y la de Bárbara y Camilo García, representada por Pablo Llonto, pidieron, Prisión Perpetua.

ya que los consideraron coautores penalmente responsables de los delitos de homicidio agravado

por alevosía y por haberse cometido con el concurso premeditado de dos o más personas en perjuicio

de Arancibia, privación ilegal de la libertad cometida por funcionario público agravada por mediar

violencia o amenazas en perjuicio de dos víctimas -Pavich y la persona no identificada- e imposición de tormentos, agravada por su condición de perseguido político, en el caso de la persona no identificada.

A Sánchez Zinny también lo acusaron por la privación ilegal de la libertad cometida con las mismas

agravantes en perjuicio de Martínez Borbolla y Martucci. En el petitorio final, requirieron que el tribunal revoque las prisiones domiciliarias de Morello, Brun, Zinny y Linari y se requirió la extracción de testimonios para investigar los delitos que sufrieron Bárbara y Camilo García en el secuestro de su madre, y la responsabilidad de otros militares en los hechos.

También estaban imputados al comienzo del juicio el ex jefe del Regimiento de Infantería N°6 (RI6), entonces coronel Alberto Ramón Schollaert y el exteniente primero a cargo de la Compañía Comando y Servicios, Gustavo Delfor González Sass, quienes quedaron fuera del debate por incapacidad y

muerte, respectivamente.

A cargo de dicho juicio, está el Tribunal Oral Federal N°2 de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, integrado por Jorge Luciano Gorini, Rodrigo Giménez Uriburu y Javier Feliciano Ríos.

Interviene la fiscal federal María Ángeles Ramos.

El veredicto que el Tribunal Oral Federal 2 de CABA continúa postergando, iba a ser este viernes 5, pero lo demoraron por la agenda del juicio contra la vicepresidenta Cristina Fernández, por la causa “Vialidad”, en el que están dos de los tres jueces, Rodrigo Giménez Uriburu y Jorge Gorini.

Finalmente, el próximo miércoles a partir de las 14.30 serán las súplicas de la defensa, a las 16 hs hablarán los imputados y a las 18 hs, comenzará la lectura del veredicto en una decisión bastante irregular, cómo lo viene siendo este juicio ya que, el tribunal estableció que la presencia de los procesados sea optativa, además de permitir expresarse a los procesados y no a la querella.

Desde las 18 horas será la lectura del fallo que se podrá seguir de manera presencial en Comodoro Py, mientras que afuera del edificio se instalará una pantalla para poder ver la trasmisión y acompañar a los familiares de las víctimas.

Comparte en Facebook Comparte en Twitter Comparte en Google+ Enviar a un amigo Imprimir esta nota
HOY
Vuela de todo

La UCR abandonó a Manes para salir en defensa de Macri por las denuncias de espionaje

El Comité Nacional de la Unión Cívica Radical (UCR) llamó hoy a la "unidad" de Juntos por el Cambio (JxC) al advertir que "cualquier manifestación que se aparte de ese rumbo, no importa de donde provenga, lesiona la esperanza".