tremendo

Así opera la mafia: Angelici, Macri y la opereta contra Florencia Kirchner

El ex presidente de Boca Juniors estuvo en Casa Rosada durante 5 horas el 14 de julio de 2016, dos días después de que se creara la Superliga y mientras se desarrollaba la campaña mediática contra Florencia Kirchner por una denuncia de Margarita Stolbizer sobre manejo sopechoso de dos cajas de seguridad en el Banco Galicia de Buenos Aires. El fiscal de la causa era Gerardo Pollicita, uno de los caballeros de la animada mesa que celebró el triunfo electoral de Mauricio Macri en 2015 junto a Angelici y otros intérpretes del Lawfare.

Así opera la mafia: Angelici, Macri y la opereta contra Florencia Kirchner

realidadenaumento.com.ar // Jueves 25 de marzo de 2021 | 21:53

Una tarde con Angelici en la Rosada

(Por: Pablo Dipierri) El ex presidente de Boca Juniors estuvo en Casa Rosada durante 5 horas el 14 de julio de 2016, dos días después de que se creara la Superliga y mientras se desarrollaba la campaña mediática contra Florencia Kirchner por una denuncia de Margarita Stolbizer sobre manejo sopechoso de dos cajas de seguridad en el Banco Galicia de Buenos Aires. El fiscal de la causa era Gerardo Pollicita, uno de los caballeros de la animada mesa que celebró el triunfo electoral de Mauricio Macri en 2015 junto a Angelici y otros intérpretes del Lawfare.

Habían pasado 26 minutos de las 13 del jueves 14 de julio de 2016 cuando se registró el ingreso a Casa Rosada del por entonces mandamás del Club Boca Juniors, Daniel “Tano” Angelici. Según las constancias de mesa de entradas, el dirigente xeneize permaneció durante cinco horas en “Privada SP”, indicativo de haber sido recibido en una de las oficinas próximas al despacho presidencial que ocupaba por aquellos días Mauricio Macri, y se fue de Balcarce 50 a las 18:34.

Aquella jornada estuvo signada por la primera protesta contra los tarifazos y el Frente Para la Victoria había logrado propinarle a Cambiemos un cachetazo parlamentario en el Senado, junto al resto de los bloques opositores, para que se suspendan los aumentos en el precio del servicio de gas. Sin margen de maniobra para sus dotes conciliatorias, hasta el incombustible Miguel Ángel Pichetto admitió esa tarde en recinto que “no se puede tener a (Juan José) Aranguren suelto metiendo aumentos de 1800 por ciento” porque “el nivel de adaptación como oposición se acota mucho”.

Sin embargo, las materias de incumbencia de Angelici hay que buscarlas entre el ridículo y la perversión. Tan solo 36 horas antes, la AFA había aprobado la creación de la Superliga, el juguete que soñaba Macri para darle curso al ingreso de las sociedades anónimas al fútbol argentino, por 70 votos contra uno. El tema se desplazaba de la sección deportiva y oscilaba entre los chimentos del espectáculo y el off the record en la política porque el conductor televisivo Marcelo Tinelli, frustrado pretendiente a la sucesión del fallecido Julio Grondona tras el bochornoso empate contra Luis Segura en 38 sufragios sobre un total de 75 papeletas emitidas, había tuiteado una humorada sobre las tarifas y una granja de trolls salió a atacarlo. Las malas lenguas siempre deslizaron que el cabezón de Bolívar estaba vetado por el macrismo para conducir la Superliga, proyecto que también anhelaba y defendía públicamente junto a su partenaire azulgrana y actual ministro de Turismo, Matias Lammens, desde que recibió en el set de Show Match a Daniel Scioli la semana previa al ballotage del 2015.

Pero si la excusa de la visita de Angelici hubiera sido solamente la conquista deportiva de una nueva esfera de negocios hubiera bastado con menos tiempo. El otro tema que ganaba centimetraje en la prensa esa semana era la denuncia realizada por la diputada radical Margarita Stolbizer contra Florencia Kirchner por dos cajas de seguridad en el Banco Galicia de Buenos Aires, con dinero procedente de la sucesión de los bienes de su padre. La estocada de la legisladora por el GEN, de buenas migas tanto con el Pro como con el líder del Frente Renovador, Sergio Massa, había sido dibujada ante el fiscal Gerardo Pollicita, cuyos lazos con la tropa cambiemita animaron tomos enteros de la literatura periodística sobre la mesa judicial que el propio Angelici integraba.

Los periodistas Ignacio Damiani y Julián Maradeo habían sacado de la opacidad la figura del hincha de Huracán que condujo al club de la rivera a los tumbos, en términos financieros y deportivos, cuando editaron el libro “El Tano. Quien es Daniel Angelici”. Bajo el influjo de ese resplandor, se reseñó hasta el cansancio la cena que compartió el visitante ilustre de la Casa Rosada con la plana mayor de los perseguidores judiciales del kirchnerismo: tras el batacazo electoral de Macri en 2015, el abogado oriundo de Pergamino se sentó a la mesa con los fiscales Carlos Stornelli, Raúl Pleé y Pollicita y los jueces Ariel Lijo, Marcelo Martínez de Giorgi y Julián Ercolini.

Lugarteniente de Macri en la sucursal futbolística de sus amores, sería complicado pero no imposible -más allá de la degradación de la función pública- que dedicaran una tarde al análisis de sus fechorías en la AFA o la formación de la escuadra boquense que esa noche resultaría eliminada de la Copa Libertadores frente a un ignoto equipo ecuatoriano. Su presencia durante largas horas en la máxima sede gubernamental no hace más que alimentar especulaciones sobre la digitación política de una maniobra judicial en desarrollo que asediara a Cristina Kirchner y su familia.

Agitación y propaganda

La tapa del diario Clarín ese jueves había incluido entre sus títulos uno que rezaba: “Florencia K hizo operaciones sospechosas con sus cuentas”. Bajo una volanta que llevaba por frase “La fortuna de los Kirchner”, el copete adelantaba que el tema se desarrollaba en la página 10 del matutino.

A modo de folletín, el emporio de Héctor Magnetto mantendría la novela en tapa viernes, sábado y domingo subsiguientes. En la página 4 de la edición del 16 de julio, la publicación aseguraba que Pollicita concluía que la actual vicepresidenta Cristina Fernández había ocultado dinero en las cajas de su hija y en eso fundaba la decisión de embargarle las cuentas al filo de la feria judicial de invierno.

La constelación mediática, por lo demás, había tendido el mantel para una conferencia de prensa de Stolbizer un día antes. En ese montaje donde se interpretaba el papel que los guionistas financiados por los grupos económicos producen, la edil mantuvo en reserva la forma en que accedió a la información sobre los presuntos movimientos bancarios de la familia Kirchner pero no se privó de atribuirle a la joven cineasta la posesión de “una montaña de dólares”, para deleite de la patria movilera.

No obstante, la ex Presidenta había denunciado la semana previa a Stolbizer y el extinto juez federal Claudio Bonadio por la “filtración y tergiversación de un documento obtenido durante un allanamiento realizado en la causa Los Sauces”. A través de una presentación espontanea ante el mismo Pollicita, Fernández acusó la maniobra a partir de un documento hallado durante el allanamiento dispuesto por el togado de la servilleta en el estudio del contador Víctor Manzanares en la causa Hotesur, tal como se consignó en un despacho de la agencia de noticias Télam el 6 de julio.

El abogado Carlos Beraldi, representante legal de la mandataria, diría luego a Página12 que “nunca se retiró ni un solo peso por ventanilla. Todo está bancarizado y siempre estuvo bancarizado. De manera que el dinero que había en las cajas de seguridad del Banco Galicia y en la caja de ahorro en el mismo banco está en sintonía plena con lo declarado en la AFIP, con los saldos bancarios de fin de año y con lo que poseen Florencia y Máximo después que Cristina, tras la muerte de Néstor, les cediera su parte de la herencia”. Sin fueros ni pelos en la lengua, la dirigenta que advertía esas jugadas desde el 13 de abril anterior apeló a su cuenta de Facebook para expresarles a sus seguidores que Bonadio y Stolbizer “contaron con un aparato de difusión mediática” dirigido a instalar que se la debía considerar culpable sin juicio previo, e inquirió: ¿sabías que, por todas las irregularidades que cometió, Bonadio fue apartado de la causa Hotesur por la Cámara de Apelaciones el 16 de julio de 2015?”.

Con tono irónico, se permitió también en su posteo una glosa sobre el absurdo de la diputada presta ante la “noticia que le hicieron llegar -como siempre- fuentes no identificadas”, que planteó “nada más ni nada menos que se habían adulterado los sistemas informáticos de la AFIP”. “La denuncia de Stolbizer ni siquiera es original”, tipearía después la diseñadora del Frente de Todos, y recordaría que “es una copia de la que un año antes formularon los diputados Elisa Carrió y Fernando Sánchez ante el Juzgado Penal Económico N° 1 a cargo de Javier López Biscayart (Causa N° 1830/13)”.

Demiurgos, negadores y combatientes del lawfare

El alegato de la ideóloga principal de la coalición gobernante en la causa Dólar Futuro produjo un cimbronazo en la familia judicial y la crema de los editorialistas vernáculos. Desde esa fecha, se empeñan en la negación de la existencia del Lawfare, al tiempo que la base militante de quienes lo padecen casi se resigna a la justificación de que las pinzas de los tribunales y el cerco del infotainment obturan el camino de cualquier iniciativa que desafíe el statu quo.

Esta semana, sin ir más lejos, la Liga Argentina por los Derechos Humanos organizó un encuentro por Zoom para discutir sobre el asunto. Entre los expositores estuvo el abogado Maximiliano Rusconi, quien propone que se legisle sobre la materia judicial para desmontar el lawfare. La charla fue recogida por el diario La Nación, cuyo cronista sugirió que la idea podría llevarse al Congreso debido a la inclusión en ese mitin virtual de los testimonios del senador Oscar Parrilli y la diputada Fernanda Vallejos.

Realidad en Aumento consultó sobre la especie en los despachos de ambos legisladores pero negaron que exista siquiera un borrador para llevar al recinto un proyecto así. “Parrilli envió un saludo grabado y dijo que al lawfare hay que derrotarlo con los votos en las urnas”, contestó su vocero.

Rusconi, por su lado, mociona que la cuestión se aborde en el ámbito del Parlasur. Con las fichas repartidas de esa forma en el tablero, a lo sumo se puede considerar la posibilidad de que el flagelo se debata a nivel regional, con especialistas en legislación comparada que reivindican la similitud de los sistemas políticos del subcontinente y evidencia empírica que prueba persecuciones, proscripciones y asedios contra los movimientos populares y sus dirigentes.

Los custodios discursivos del conservadurismo se esmeran en quitarle estatuto de verdad a la teoría del lawfare pero, al parecer, sus demiurgos entraban y salían de Casa Rosada como querían.

Comparte en Facebook Comparte en Twitter Comparte en Google+ Enviar a un amigo Imprimir esta nota
Buscado

Aseguran que "Macri fue el usuario del espionaje ilegal" a familiares de tripulantes ARA San Juan

El ex ministro de Defensa Agustín Rossi afirmó hoy que el expresidente Mauricio Macri fue el "usuario directo de la información que se obtuvo del espionaje ilegal" que se realizó a los familiares de la tripulación del ARA San Juan, y recordó que el exmandatario era…