cambiemos, es esto

Quisieron instalar que uno de los agresores era un infiltrado pero se cayó la opereta

Ezequiel Guazzora fue otro de los salvajemente agredidos en la manifestación del Obelisco y desde las redes salieron a decir que uno de los agresores era amigo del agredido pero el hombre en cuestión aclaró la situación.

Quisieron instalar que uno de los agresores era un infiltrado pero se cayó la opereta

diarioregistrado.com // Viernes 10 de julio de 2020 | 20:02

Además de la gravedad de la agresión en sí que recibió el periodista Ezequiel Guazzora, los trolls salieron a decir por las redes que uno de los supuestos agresores era en realidad amigo de Ezequiel y que todo estaba armado.

Incluso el diputado Fernando Iglesias salió a pedir explicaciones sobre el supuesto montaje.

 

La también diputada Lucila Lehmann sin chequear la información secundó el reclamo de Iglesias.

 

Pero la opereta duró poco ya que la persona señalada le contestó a Iglesias e incluso le confesó que lo había votado pero le reclamó por lo ofensivo y por no chequear la información.


 

A lo que el diputado Iglesias, nobleza obliga, le pidió disculpas, trató de excusarse y le terminó agradeciendo el voto.

Lamentablemente, la explicación del hombre en cuestión como el pedido de disculpas de Iglesias no tuvieron tanta repercusión como la mentira instalada.


Comparte en Facebook Comparte en Twitter Comparte en Google+ Enviar a un amigo Imprimir esta nota
Nepotismo Pro

La ministra Acuña metió a 25 docentes acomodados: uno de ellos es el hermano de María Eugenia Vidal

La cartera educativa porteña designó a dedo 25 cargos docentes interinos para programas bajo dependencia de la Dirección de Escuela Abierta. En dicha lista se encuentra Nicolás Cascallares Vidal, hermano de la ex gobernadora de la Provincia. Desde el gremio docente UTE…

HOY
opinión

La despedida de Diego y la policía de Horacio

(Por Gastón Garriga)* Una sensación quedó flotando en el aire, entre la gente. Diego se merecía una despedida más prolongada, o nosotros nos merecíamos despedirlo a él, en un funeral de tres días, como el de Evita en el 52, el de Perón en el 74 o el de Néstor hace justo una década.