Menemistas y macristas puros

La debacle del neoliberalismo: Fundación Libertad entró en default y planea duro ajuste en su sede

La entidad que preside Gerardo Bongiovanni, símbolo de la derecha liberal del país, no pudo hacer frente a los vencimientos por la compra del edificio de Mitre 170 y planea vender el último piso y algunos espacios en la planta baja para poder honrar sus deudas. La culpa: pandemia y dólar

La debacle del neoliberalismo: Fundación Libertad entró en default y planea duro ajuste en su sede

Jueves 23 de abril de 2020 | 09:11

La palabra default volvió a tomar volumen en los medios de comunicación luego de que el ministro de Economía nacional Martín Guzmán admitiera que la Argentina, mientras negocia la restructuración de la deuda, está “virtualmente” en cesación de pagos. La crisis económica en la que sumió al país el gobierno de Mauricio Macri, sumado al parate por la cuarentena en el marco del combate al coronavirus, detonó un combo que puede ser letal. Pero hoy la palabra default también pesa sobre la icónica Fundación Libertad, el think tank del pensamiento neoliberal vernáculo, que no puede hacer frente a sus compromisos y evalúa poner en práctica lo que siempre pregonó para el resto: un ajuste, vendiendo una parte de su sede.

En 2014 la Fundación Libertad se embarcó en comprar la propiedad que venía alquilando por años y donde está instalada su sede: en el lujoso edificio ubicado en el paseo Alma Maritano (Mitre 170), frente a la plaza Guernica, en la costa central.

Bonadío en la cena de la antikirchnerista Fundación Libertad ¿Y la imparcialidad judicial?

La operación por 5 millones de dólares estaba pautada a 10 años, con aportes semestrales de 250 mil dólares. Pero la fundación que preside Gerardo Bongiovanni no pudo hacer frente a la cuota del primer semestre de este año, por lo que deberá “reperfilar” la deuda de aproximadamente 2 millones de dólares, publicó el portal de negocios Punto Biz. Es un término con reminiscencias macristas: en agosto de 2019 el por entonces presidente Mauricio Macri no pudo hacer frente a la deuda que su propio gobierno había generado y mediante un DNU “reperfiló”, es decir pateó para adelante sus compromisos.

Símbolo de otra pandemia

En la Fundación explican la causante de la debacle en la pandemia. Dicen que con el aislamiento social, preventivo y obligatorio, no pueden llevar a cabo las actividades que les reportan sus principales ingresos: cursos, cenas y eventos, en los que suelen traer a figuras del pensamiento neoliberal y el libre mercado como expositores.

También reconocen como otra dificultad la disparada del dólar, divisa cuya cotización voló por los aires durante la gestión de Cambiemos, signo político de relaciones carnales con la Fundación Libertad y cuyos funcionarios y adherentes eran habituales disertantes de sus exclusivos eventos.

¿Será el turno de que la Fundación Libertad aplique las recomendaciones del liberalismo que pregona y encare un proceso de ajuste? Una de las alternativas que manejan dentro de la fundación es enajenar una parte del edificio en cuestión. La idea es vender el último piso de la coqueta construcción para que funcione allí un restaurant de lujo. O incluso también ceder espacios en el primer piso para que otras empresas se instalen allí, publicó la web local mencionada.

En el edificio del paseo Alma Maritano aún no digieren la salida del poder de Cambiemos, un lamento parecido al que divulgaron tras la caída, tras 44 meses de recesión, del menemcavallismo con el Diciembre Negro de 2001. Es que la Fundación, con fluidos contactos con el macrismo, se había instituido como el intermediario necesario para la concreción de negocios de todo tenor y laya entre los funcionarios de gobierno y sus empresarios asociados.

Incluso contaban con los generosos flujos de dinero desde el Banco Nación, sobre todo bajo la gestión de Carlos Melconian, un habitué de las actividades de la Fundación, recordó Punto Biz. La llegada del Frente de Todos al gobierno cerró otra canilla de financiamiento.

La operación

Según publicó el portal rosarino referido, el propio titular de la Fundación, Gerardo Bongiovanni, llamó a Juan Carlos Bachiochi Rojas, el empresario inmobiliario a quien le adquirió la propiedad, para informarle que no iba a poder hacer frente a la cuota semestral de 250 mil dólares. De hecho le abonó menos de la mitad.

Además del edificio donde se ubica la Fundación, la transacción incluyó el terreno contiguo, operación en la que se sumó el financista Artuto Trini que desarrolló en ese terreno la torre Quinquela.

Fiel al discurso neoliberal de transparencia y de honrar su deuda, Bongiovanni dijo que la Fundación se comprometía a abonar la totalidad de sus compromisos, aunque necesitaría “reperfilarla”, posponer los vencimientos, hasta que pueda obtener fondos frescos.

Loteo deluxe

Fue en el marco de esa charla, según reveló la web económico, que el presidente de la Fundación reveló sus planes de cómo hacerse con dinero contante y sonante para destinarlos a sacar del default a la entidad: vender el último piso y algunos sectores de la planta baja para destinarlos a un restaurante de lujo y espacios comerciales, respectivamente.

Anteayer la Fundación pidió a través de sus redes sociales que el Congreso de la Nación ajuste su presupuesto. Comparándolo con el parlamento español, indicó que el Poder Legislativo argentino tiene un presupuesto anual (y a valor oficial) 450 millones de dólares, mientras que el de su par ibérico es de 242 millones de la moneda estadounidense. Dicho esto, enumeró en todo lo que se podría adquirir si el Congreso criollo “se limitase a gastar lo mismo que gasta el parlamento de un país desarrollado de Europa”.

Esta vez le llegó el turno a la Fundación Libertad y tendrá la posibilidad de aplicar, para la supervivencia de su sede, aquello que tanto pregona: un fuerte ajuste.

Incendiar una ciudad

Días atrás la Fundación Libertad, encarnada por el director de Políticas Públicas Alejandro Bongiovanni, se sumó a la presión empresarial que busca voltear la cuarentena para reiniciar las actividades económicas en detrimento de la salud de la población. “Estamos viviendo un suicidio colectivo”, dijo el empresario al referirse a la parálisis del país por “algunos casos de coronavirus”.

En una charla virtual con la politóloga Antonella Marty, para el portal de negocios Infobae, Bongiovanni dejó en claro la postura del sector empresarial que representa, y que va en paralelo con la de otros que amenazaron despedir empleados si el gobierno nacional no levantaba el aislamiento.

“No tiene ningún tipo de proporción la reacción con el problema, y esto no implica negación del problema”, dijo y agregó que “es como si incendiaran una ciudad para salvar a una sola persona”.

Mentalidad de empleado público

“Desde la Revolución Industrial en que empezó a transitar el comercio de un lado al otro y la cooperación humana se multiplicó con mejores condiciones de vida y desarrollo, le pusimos un freno de mano brutal sin saber cuáles van a ser los costos”, describió.

“Es terrorífico ver cómo la gente en este país que es pobre, supone que con 15 días sin producir no va a pasar nada, es una mentalidad de empleado público que piensa que no va a pasar nada si no se hace nada, porque está acostumbrado a eso”, concluyó Bongiovanni.

elciudadanoweb.com

Comparte en Facebook Comparte en Twitter Comparte en Google+ Enviar a un amigo Imprimir esta nota
HOY
van por todo

Larreta avanza con sus negocios inmobiliarios a pesar del rechazo de los vecinos

Las comisiones de Planeamiento Urbano y de Presupuesto de la Legislatura porteña se reúnen para habilitar el tratamiento en la sesión del próximo jueves de la construcción de edificios en los predios ribereños de Costa Salguero y la ex Ciudad Deportiva Boca, y 11 nuevas torres en diferentes barrios