JURA

Horacio Cartes juró como nuevo presidente de Paraguay

El mandatario electo imploró sabiduría, fortaleza y justicia “para servir al noble pueblo paraguayo”. Estuvieron presentes Cristina Fernández de Kirchner y otros presidentes latinoamericanos.

Horacio Cartes juró como nuevo presidente de Paraguay

Jueves 15 de agosto de 2013 | 09:00

Es muy importante que tengamos al Paraguay con sus instituciones y con un presidente que ha sido electo en comicios libres y democráticos

ASUNCIÓN

 

Horacio Cartes juró como nuevo presidente de Paraguay

 

 

El mandatario electo imploró sabiduría, fortaleza y justicia “para servir al noble pueblo paraguayo”. Estuvieron presentes Cristina Fernández de Kirchner y otros presidentes latinoamericanos.

 

 

Horacio Manuel Cartes prestó hoy juramento como presidente de Paraguay para el período constitucional 2013-2018, tras ser electo en los comicios del pasado abril.

 

 

 

Durante la ceremonia, a la que asistieron varios mandatarios latinoamericanos y que se realizó en los jardines del Palacio de López (sede de gobierno), también prestó juramento Juan Afara Marqués como vicepresidente de la República.

 

 

En Asunción se encuentra la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, y está previsto que asista al Tedeum planificado para este mediodía.

 

 

Del acto también participa el presidente del Uruguay, José Mugica, quien, al ser consultado por la prensa respecto de la continuidad democrática en Paraguay, pidió dejar "que pase el tiempo".

 

 

Acompañando a la mandataria Argentina está el gobernador misionero Maurice Closs, quien sostuvo que "para Latinoamérica es muy importante que tengamos al Paraguay con sus instituciones y con un presidente que ha sido electo en comicios libres y democráticos".

 

 

HONOR Y HUMILDAD

 

 

"Asumo lleno de honor y con humildad la presidencia de la República que la ciudadanía me encomendó para el período 2013-2018", aseguró Horacio Cartes al asumir la presidencia de Paraguay, poniéndo fin al periódo de facto iniciado con el golpe parlamentario contra Fernando Lugo a mediados del año pasado.

 

 

Invocando a Dios e implorando sabiduría, fortaleza y justicia “para servir al noble pueblo paraguayo”, el nuevo mandatario juró sobre la Biblia, según consignó la agencia IP Paraguay.

 

 

"Ese honor solo puede ser retribuido con un gran gobierno, patriota, honrado, capaz, eficiente e incluyente", prometió Cartes.

 

 

El presidente fue electo el 21 de abril pasado con 1.104.169 votos junto a su vicepresidente Juan Eudes Afara. De esta manera, el Partido Colorado retornó al poder después de ser derrotado en las urnas por el ex obispo Fernado Lugo, posteriormente despuesto por colorados y liberales.

 

 

Desde la caída de la dictadura de Alfredo Stroessner (1954-1989), Paraguay invistió a ocho presidentes.

 

 

EL ADIÓS DE FRANCO

 

 

El presidente saliente, Federico Franco, entregó esta mañana la banda y el bastón de mando de Gobierno al titular del Congreso bicameral, Julio Cesar Velázquez, en el inicio de los actos de traspaso de poder.

 

 

El ahora expresidente liberal Franco destacó, en un breve discurso ante los senadores y diputados paraguayos, de mayoría colorada, que deja el Gobierno con "la tranquilidad de conciencia de haber cumplido" con su deber.

 

 

"Me retiro al seno de mi hogar sin rencores a los que me propinaron agravios gratuitos. Deseo que el nuevo Gobierno siga el sendero de la democracia y el respeto de los derechos humanos", declaró Franco, citó EFE.

 

 

Franco fue vicepresidente de Fernando Lugo, destituido a través de un golpe institucional mediante un juicio político exprés considerado un golpe de Estado parlamentario por los países de la región.

 

 

 

Tras entonar el himno nacional y escuchar el último discurso de Franco como mandatario, el presidente del poder Legislativo declaró un cuarto intermedio para que los congresistas se trasladen hasta el lugar donde asumió Cartes.

JURA
El empresario Horacio Cartes asume la presidencia de Paraguay
Será una ceremonia signada por el retorno del Partido Colorado al poder que detentó durante 60 años, la presencia de mandatarios vecinos y la finalización de hecho de la suspensión que la Unasur y el Mercosur le impusieron al país el año pasado.
Cartes será el octavo presidente desde el final de la larga dictadura de Alfredo Stroessner, en 1989, y su asunción marca la vuelta al poder del tradicional Partido Colorado, que gobernó por seis décadas hasta el breve interregno de Fernando Lugo y el ahora mandatario saliente Federico Franco.
Más allá de la ceremonia formal de jura, buena parte de la atención estará en las conversaciones que Cartes mantendrá, por separado, con sus pares de Uruguay, José Mujica; Argentina, Cristina Fernández; y Brasil, Dilma Rousseff, porque se delineará entonces el lugar de Paraguay en el bloque.
Será más complejo recomponer el vínculo de Asunción con Caracas, porque las relaciones bilaterales están virtualmente cortadas desde junio del año pasado, tras el golpe institucional contra Fernando Lugo.
Venezuela ingresó al Mercosur en paralelo a la suspensión de Paraguay.
Respecto de la Unasur, el bloque ya anunció el fin de semana que levantaba la suspensión, y Cartes podría estar en la próxima cumbre sudamericana, el próximo 30 de agosto en Surinam.
Nacido en 1956, multimillonario, empresario y dirigente deportivo, Cartes se ganó el lugar principal del Palacio de López en abril, cuando ganó las elecciones al frente de una fórmula que completó Juan Afara.
Su carrera dentro de la Asociación Nacional Republicana (el nombre oficial del Partido Colorado) fue más que veloz: se afilió en el 2009, logró una reforma de la Carta Orgánica interna en el 2010 para poder ser candidato, llegó a la postulación en el 2012 y ganó un año después.
El sucesor del liberal Federico Franco deberá enfrentar, además de la recomposición de relaciones con el exterior, otros tres  desafíos centrales: disminuir los índices de pobreza (de los más altos de Sudamérica), controlar un Estado prebendario y teñido de corrupción, y avanzar en una salida para el permanente conflicto por la propiedad de la tierra.
También deberá lidiar Cartes con su propio partido, porque su estilo de conducción personal chocará con los esquemas ortodoxos de los colorados, acostumbrados a prácticas que históricamente convirtieron al Estado en una administración clientelista.
El Estado paraguayo es el principal empleador del país, y por eso debe destinarse casi el 80 por ciento del Presupuesto nacional al pago de salarios.
Con su jura, Cartes se convertirá en el mandatario número 56 del país desde 1811, cuando Paraguay logró independizarse de España, aunque muchos historiadores consideran que el primer presidente no fue Fulgencio Yegros, que asumió ese año, sino Carlos Antonio López, que se hizo cargo en 1844.
Entre las presencias, además de los tres mandatarios del Mercosur -Nicolás Maduro no fue invitado- se cuentan el chileno Sebastián Piñera; el peruano Ollanta Humala; el príncipe Felipe de Borbón; y el mandatario de Taiwán, Ma Ying-jeon. Una curiosidad representará la presencia del presidente del Fútbol Club Barcelona, Sandro Rosell.
Habrá en total unos 4.000 invitados oficiales, 450 de ellos extranjeros, para una fiesta que los organizadores buscan  convertir en un acontecimiento ciudadano: será al aire libre, frente a la costanera de Asunción y con espacio para 30 mil personas. El costo de los actos es de 1,2 millones de dólares.
La Policía Nacional anunció que destacará a 4.500 agentes para garantizar el tránsito y la seguridad en la capital y el Ejército se ocupará de la custodia de los dignatarios extranjeros.
El esquema para la seguridad está especialmente reforzado, por un lado por el temor a que el ilegal Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP) aproveche la resonancia que le daría alguna acción armada, y por el otro por los docentes en huelga desde hace dos semanas, que anunciaron que "sitiarán" Asunción.
En vez de la tradicional ceremonia ante el Congreso, Cartes jurará en el Palacio de López, donde inmediatamente después hará asumir a un gabinete que presentó el lunes, al que definió como "una selección de lo mejor" y que tiene un notable perfil técnico.
Este jueves se mezclarán festejos y protestas, porque a los docentes se sumarán trabajadores de la salud, estatales, y empleados y ex empleados de la represa binacional de Yacyretá, que también anuncian concentraciones.
Tras la asunción, la jura de Cartes y los 11 ministros y el Te Deum en la catedral, habrá un desfile militar y policial, y luego actos artísticos desde el atardecer en diversos puntos de la ciudad.
Comparte en Facebook Comparte en Twitter Comparte en Google+ Enviar a un amigo Imprimir esta nota
ECONOMÍA LIBERTARIA

Milei y el derrumbe programado de la clase media argentina

El sueño de progreso se convierte en pesadilla en nuestro pais. En solo dos meses, Javier Milei generó generar 2,5 millones de nuevos pobres, según datos de la Universidad Católica Argentina. Todos recuerdan (los jóvenes parece que no) los años felices donde con políticas…