De Terminator a Akenatón

Entre fantasía y realidad: Fantino y Longobardi pusieron en duda la capacidad de Milei para gobernar un País en Crisis

Marcelo Longobardi y Alejandro Fantino, dos pesos pesados del periodismo argentino, han puesto el dedo en la llaga al cuestionar la capacidad de Javier Milei para gobernar un país sumido en una profunda crisis. Las declaraciones de estos comunicadores no solo reflejan la preocupación creciente sobre el desempeño del presidente, sino que también revelan las grietas en la percepción pública sobre su liderazgo.

Entre fantasía y realidad: Fantino y Longobardi pusieron en duda la capacidad de Milei para gobernar un País en Crisis

Walter Onorato // Viernes 07 de junio de 2024 | 14:11

En una reciente entrevista con Bari Weiss, Milei se comparó con el icónico robot Terminator, afirmando que viene del futuro para salvar a Argentina de un destino apocalíptico. Este comentario, que podría parecer salido de una película de ciencia ficción, ha sido objeto de burlas y críticas feroces. Longobardi, conocido por su estilo directo y sin rodeos, fue lapidario al respecto: "Me da la impresión que otra vez Argentina ha puesto como presidente a una persona que no está a la altura de las circunstancias".

El periodista de Radio Rivadavia no se contuvo en sus críticas, destacando que el comportamiento de Milei es cada vez más preocupante. "El presidente está, cada día más, desentendiendo de los asuntos de la Argentina y se está ocupando de presentarse en un rol raro como el salvador del mundo", señaló. Para Longobardi, las excentricidades de Milei van más allá de los modales y se adentran en un terreno mucho más serio.

Fantino, por su parte, trazó un paralelismo histórico para ilustrar su punto de vista. Comparó a Milei con Akenatón, el faraón egipcio que intentó instaurar el monoteísmo y fue borrado de la historia por la casta sacerdotal. Para el conductor de Neura, Milei se enfrenta a una estructura preparada para mantener el statu quo, lo que podría llevarlo a un fracaso similar. Aunque este comentario de Fantino dista mucho de ser una crítica y se asemeja más a una justificación de la evidente capacidad presidencial.

Tirándose una vez más sobre la granada, el ex relatar de fútbol señaló, "yo veo que, como no le dejan hacer nada, no pudo hacer nada todavía", afirmó, sugiriendo que la impotencia del presidente podría ser su mayor enemigo.

Pero para la gran mayoría de los argentinos, la crisis de gobernabilidad se ha visto exacerbada por escándalos de corrupción, como el que involucra a la ministra Sandra Pettovello. Por este motivo, Fantino especula que la presión podría ser tan intensa que Milei podría entregar el poder antes de terminar su mandato, un destino que, según él, ha sido común para muchos gobiernos no peronistas en Argentina.

Por su parte, Longobardi remarcó que los mercados están atentos al comportamiento errático del presidente. "Se ha puesto en 'otra liga', pero no dijo en cual. El presidente le canceló una reunión a Macron para recibir un premio ridículo", criticó. Para él, las acciones de Milei no solo afectan la percepción internacional de Argentina, sino que también minan la confianza interna.

El punto de vista de Longobardi y Fantino es claro: la presidencia de Milei está en una encrucijada. Su comparación con figuras históricas y su comportamiento impredecible generan dudas sobre la capacidad de Milei para manejar la crisis actual. ¿Está Milei realmente preparado para liderar un país al borde del abismo, o su presidencia será recordada como una serie de excentricidades y promesas incumplidas?

La comparación de Milei con Terminator y Akenatón no es solo una anécdota curiosa, sino una señal de la desesperación de los propios periodistas afines al poder económico que se ven entrando en pánico ante la falta de dirección de la administración anarco-capitalista. Por este motivo, Longobardi señaló que la situación es alarmante: "Me atrevo a hacer una pregunta: ¿está el presidente Milei en condiciones de gobernar un país en crisis? Obviamente que deberá estarlo porque de acá a cuatro años es el presidente".

El cuestionamiento sobre la idoneidad de Milei para el cargo más alto del país no es solo una opinión aislada. Es una pregunta que se está realizando diariamente toda la población con el temor de no poder descifrar sobre la dirección en la que se dirige nuestro pais bajo su mandato. Muchos, en un principio veían en Milei a un visionario con ideas radicales, ahora muchos lo están percibiendo como un líder fuera de sus cabales.

Día a día se está popularizando la frase "este pibe está chapita". Sólo el tiempo dirá si Milei puede superar estas dudas y demostrar que es el hombre adecuado para guiar al país hacia un futuro más estable y próspero, o si su presidencia será recordada como el fracaso rotundo que llevó a muchísimos argentinos a la pobreza, la desocupación y la desesperación.

Comparte en Facebook Comparte en Twitter Comparte en Google+ Enviar a un amigo Imprimir esta nota