mafia al descubierto

Los nuevos chats entre D'Alessandro el ministro de Larreta y el juez Sebastián Ramos

Se filtraron este jueves mensajes entre el funcionario porteño y Sebastián Ramos, quien lo llama “amigo”, le pide favores y hasta le agradece “el focus” que le entregaron. El magistrado declaró en la comisión de Juicio Político, pero negó tener algún vínculo con el ministro. Qué dicen los chats

juez Sebastián Ramos y Marcelo D’Alessandro, ministro de Seguridad porteño

juez Sebastián Ramos y Marcelo D’Alessandro, ministro de Seguridad porteño


Jueves 23 de febrero de 2023 | 21:58

Luego de que el juez Sebastián Ramos archivará la causa contra Silvio Robles, mano derecha del titular de la Corte Suprema, por los chats con Marcelo D’Alessandro, ministro de Seguridad porteño de licencia, se conocieron este jueves mensajes entre el funcionario porteño y el magistrado, quien lo llama “amigo”, le pide favores y hasta le agradece “el focus” que le entregaron.

AUDIENCIAS TESTIMONIALES Todo sobre la declaración de los dos jueces en la comisión de Juicio Político a miembros de la Corte

“Hola amigo! Te iba a escribir Justo. Solo para saber cómo andabas”, le dice Ramos a D’Alessandro en supuestos nuevos chats filtrados. Cabe mencionar que este jueves en la comisión de Juicio Político contra la Corte Suprema Ramos aseguró no tener vínculos ni con el ministro porteño en uso de licencia ni con Silvio Robles, hombre de máxima confianza de Horacio Rosatti, titular del máximo tribunal.

Sin embargo, los chats son varios. En mayo de 2021, Ramos le pide acelerar la entrega de un cuerpo que la policía retrasaba. “Estoy empujando todo lo posible! La fiscal es una pelotuda”, le dice D’Alessandro. Finalmente, el ministro consigue que le entreguen el cuerpo y el juez agradece que la familia de la fallecida fue atendida “1.000 puntos” por el comisario. El ministro de Seguridad en ese momento contesta: “Era la idea amigo! Sino lo parto”.

Las conversaciones también dan cuenta de la entrega de un auto por parte del dirigente de JxC al funcionario judicial. “Hola tano, hoy me entregaron el focus!! gracias!”, le dice Ramos según los chats filtrados a D’Alessandro. Sería una conversación del 26 de junio del año pasado a la que el ministro de licencia responde: "Nada que agradecer. Ni bien entren los toyotas te doy uno”.

Ramos tuvo que declarar en la comisión de Juicio Político como uno de los primeros testigos por haber desestimado la denuncia contra Robles. Allí le preguntaron si tenía “algún vínculo sistemático” con D’Alessandro a lo que el juez respondió con un “no”. Esto podría ser motivo de falso testimonio y el juez debería volver al Congreso a dar nuevas explicaciones.

No es la primera y única vez que el funcionario de Horacio Rodríguez Larreta ofrece vehículos. También lo hace con el fiscal general porteño, Juan Bautista Mahiques, con quien también aparecen nuevos chats filtrados. Entre las conversaciones que se conocieron este jueves a primera hora también surgen vínculos con el juez Julián Ercolini, uno de los que viajó a Lago Escondido y con la mujer de Silvio Robles, Laura La Torre.

También surgen conversaciones con Cristian Ritondo en el momento en el que estaba al frente del ministerio de Seguridad de la provincia de Buenos Aires. Entre las charlas que se conocen a través de una página web, D’Alessandro le da aviso de un allanamiento que debían hacerle a la policía bonaerense.

Fuente: politicargentina.com

Comparte en Facebook Comparte en Twitter Comparte en Google+ Enviar a un amigo Imprimir esta nota
Modelo milei

La industria pyme se derrumba sin control: en abril cayó un 18,3%

Es la más profunda de los últimos 3 meses, según los relevamientos de CAME. Con ese resultado, el primer cuatrimestre del año cierra con una merma de 19% en comparación con el mismo período de 2023. La más afectada fue la industria papelera.

HOY
¿HAY O NO HAY?

Un derroche injustificable: Milei y su costoso viaje a España

El presidente Javier Milei en un polémico viaje a Madrid financiado con recursos del Estado, en medio de un ajuste económico brutal, para participar en eventos de la ultraderecha europea sin actividad oficial significativa.