entrevista

Feldman, abogado de los productores agropecuarios damnificados: Vicentin, la estafa del siglo

Gustavo Feldman, abogado de los productores agropecuarios damnificados por la agroexportadora Vicentin, querellante de la causa penal contra la cerealera en la ciudad de Rosario y escritor del libro Nunca Fuimos Vicentin, dialogó con Radio Gráfica y especificó los detalles de la megaestafa que alcanza a los 1.400 millones de dólares. Entre los estafados se encuentran productores, bancos nacionales e internacionales, y productores, resultado de operaciones ilegales en la comercialización de granos sucedidas con el aval del gobierno de Mauricio Macri.

Feldman, abogado de los productores agropecuarios damnificados: Vicentin, la estafa del siglo

radiografica.org.ar // Martes 17 de agosto de 2021 | 20:29

Feldman evidenció que en la empresa Vicentin “hubo una maniobra defraudatoria, y porque ha habido un perjuicio que además de evidente, cuantitativamente muy grande, y cualitativamente muy dañoso”.

“Para diseñar y llevar adelante esta maniobra defraudatoria hubo una división de roles y funciones de gente con conocimiento específico de los distintos aspectos del negocio granario, que además contaban con los medios necesarios, con la capacidad intelectual, con un esquema asociativo de diferenciación de tareas. Y nosotros, concretamente, hemos planteado que podríamos estar ante una verdadera asociación ilícita”, señaló.

La investigación que llevan adelante ya tiene más de un año. “El informe Gallero-Zanotti, que son dos especialistas en toda esta temática que hacen para el Directorio del Banco Nación, va de la mano de nuestro análisis y nuestra exposición. Ahí hace dos meses, el informe final de los auditores forenses concretamente habla de ‘defraudación’ y ‘desfalco’”, relató.

La operación para el fraude

En ese sentido, el abogado aseguró que el accionar de la empresa “se basó en dos pilares fundamentales: primero, la aserción, la disimulación, la presentación de un panorama económico financiero falso. Es ajustado a verdad (señalar que hubo) una intencionalidad negocial que no existía, con una idea preconcebida de captar el grano y no pagarlo”.

“El negocio granario tiene algunas particularidades muy específicas, una de ellas es que la cuestión de la ‘buena fe’ es crucial, como en todo negocio jurídico. Pero el negocio granario es particularmente importante, a punto tal que muchos de los contratos de compraventa de grano ni siquiera se hacía por escrito”, explicó el querellante, y añadió que “se entregaba el grano, tampoco se firmaba el precio. Son los que se llamaban ‘contratos a precio a fijar’. En el momento en que el productor venía a cobrar, ahí se fijaba el precio”.

En la misma línea, Feldman subrayó que “la segunda característica es que el precio es siempre el acordado, el parado y el cobrado en moneda extranjera, concretamente para nosotros en dólares. Sea para que el contrato sea nacional o internacional”.

“Vicentin tomó grano ajeno y lo manejó como propio, sabiendo que ese grano no se iba a pagar. Esa sería la conducta primaria del esquema defraudatorio. El segundo vector es al revés, es la disimulación de lo verdadero. Si lo primero era la aserción de lo falso, el segundo vector fue la disimulación de lo verdadero”, sostuvo.

Disimulación de una verdad falsa

Vicentin ostentaba un poderío económico que no tenía: “se mostró con apariencia de solidez, de solvencia, cabalgando en más de 90 años de trayectoria en el mercado granario nacional e internacional”, reveló el abogado.

Esa disimulación premeditada le “sirvió para defraudar a las entidades bancarias con el Banco Nación a la cabeza, con tres o cuatro bancos públicos más, con el Banco Macro de la banca privada nacional, y nada menos que con 7 entidades de la banca extranjera, que son entidades dedicadas específica y exclusivamente a apalancar y solventar el negocio granario, es decir, la comercialización internacional de los granos”, explicitó el abogado.

Como ejemplo de las entidades financieras internacionales damnificadas por Vicentin, Feldman se refirió al “Rabobank, de Rotterdam, el Banco Comercial del Banco Mundial, es decir, entidades que sí aprueban de que esto fue una estafa. Es que le violaron 400 millones de dólares a esas siete entidades bancarias internacionales que hace décadas que se dedican a este negocio en todo el mundo”.

A su vez, el querellante remarcó que “los bancos internacionales en el discovery que presentaron en la sociedad de valor, que fue lo primero que tuvimos, fue la versión original y originaria”. Es decir, “fuimos nosotros, a punto tal que a pedido del fiscal (Gerardo) Pollicita se lo mandé a él a la Fiscalía para incorporarlo a la causa del Banco Nación. En ese Discovery, los bancos internacionales, extranjeros, hablan de ‘la mayor estafa perpetrada en la historia en el negocio granario internacional´”, precisó Feldman, y recordó que “después viene toda la estratagema que surgió de las vinculaciones políticas con el régimen macrista. Eso ya está demostrado”.

El accionar del gobierno de Alberto Fernández

“Apoyé explícitamente la salida de la ‘expropiación’”, evocó el querellante, y consideró que “ahí hubo varias cosas que lamentablemente no se hicieron bien: primero, que el gobierno federal contó con una información errónea, desviada de la verdad del clima político-económico, y de algunas circunstancias dentro de lo jurídico que rodeaban el tema”.

Además, Feldman aclaró que “nunca hubo un proyecto del Poder Ejecutivo nacional remitido al Parlamento para expropiar Vicentin. Eso no llegó a concretarse nunca. Lo que el gobierno federal hizo, en la figura del presidente Fernández, fue, por un lado, avalar y hacer propio, políticamente, un proyecto de la senadora (Anabel) Fernández Sagasti. Y por otro lado, dispuso por Decreto de Necesidad y Urgencia la intervención de la agroexportadora”.

El abogado evaluó que “había algunas cuestiones técnicas que también debieron plantearse de otra manera: por ejemplo, públicamente, se dijo que ‘se iba a expropiar la empresa’. Y ahí no tenía sentido expropiar la deuda, tendría que haber apropiado los activos”, y añadió que “después, el adolecer de una información incorrecta por parte del gobierno federal fue responsabilidad del gobierno de la Provincia de Santa Fe. Sí fue adrede, o si fue también una mala apreciación y ponderación de cómo se iban desarrollando los hechos en la Provincia”.

La justicia argentina

Feldman estimó que “hay varias justicias argentinas, porque no tiene nada que ver la agencia judicial de Vicentin que funciona en la ciudad de Reconquista con el Juez (Fabián) Lorenzini a la cabeza, con el desenvolvimiento del Fiscal (Miguel) Moreno y el Ministerio Público de la Acusación en Rosario. Y con los jueces de Rosario, que han actuado de manera imparcial y adecuada a la Constitución y la ley”.

De igual manera, el querellante criticó severamente lo que sucedió en Reconquista y lo calificó como grotesco: “Son concursos que no debieron abrirse, porque Vincentin no estaba en condiciones. Un concurso que nunca se debió tramitar en Reconquista”.

“Quizá sea un poco osado, pero termina siendo confirmado uno de los extremos comprobados en la investigación penal: que esto empezó con el gobierno de Macri”, advirtió Feldman, y explicitó que “esta elaboración, esta planificación empezó con el gobierno de Macri. Y, por ejemplo, una pauta insoslayable es el testimonio del Presidente de la Nación en la causa penal de Rosario. Yo no conozco muchos casos donde un Presidente en ejercicio declare como testigo en una investigación penal abierta”, destacó.

El abogado puntualizó que en el testimonio del primer mandatario argentino “explicó que en una reunión que tienen con la Directiva, a poco de haberse declarado el ‘default’ y de haberse abierto el concurso, Sergio Nardelli (CEO de Vicentin) le dice: ‘bueno, en realidad muchas de estas empresas son sellos que armamos para tomar deuda, para tomar crédito’. El presidente se muestra un poco sorprendido por la diversificación empresarial del grupo. Entonces ahí lo tenemos, por un lado, la intencionalidad y, por otro lado, el medio que se utilizó”.

“En este tipo de delitos, de maniobras delictivas, la cuestión, la sensación, la producción de la impunidad o no impunidad, no pasa porque media docena de malandras vayan presos. Pasa por el resarcimiento, en restañar las heridas de los principales damnificados”, valoró el querellante, y agregó: “el daño ha sido muy grande, no solo cuantitativamente hablando, sino cualitativamente. Acá ha habido una lesión a la producción de la Provincia (de Santa Fe) y lo que podríamos decir la Pampa húmeda, que ha tenido, además, derivaciones en lo laboral, en lo social, en lo personal, en lo familiar”, lamentó.

Finalmente, Feldman aludió a “que ha habido gente que se ha tenido que ir de la Provincia por la situación de la cadena (de pagos). El efecto dominó fue tremendo. Hay 1700 acreedores presentados en el concurso y el desfalco es de 1400 millones de dólares. O sea, es algo inconmensurable”, concluyó.

Entevista realizada por Gabriel Fernández en La Señal (lunes a viernes de 18 a 20)

Redacción por Carolina Ocampo

Comparte en Facebook Comparte en Twitter Comparte en Google+ Enviar a un amigo Imprimir esta nota
HOY
Macrista puro

Ex intendente aliado de Vidal no puedo zafar y tendrá un juicio oral por corrupción

Revés judicial para el exintendente de Cambiemos, de Pilar, Nicolás Ducoté, quien finalmente deberá ir a juicio oral por causas en las que fue procesado por administración infiel en perjuicio de la administración pública; pago de obra pública que no se ejecutó y la entrega irregular de microcréditos. El pedido a elevación a juicio ya había sido presentado, pero sus abogados habían interpuesto una apelación ante la Corte Suprema de Justicia, pedido que fue rechazado por el alto tribunal.