ecocidio

Greenpeace denunció a la Sociedad Rural Argentina

“Repudiamos que la Sociedad Rural esté presionando para que el Congreso no sancione la Ley de Humedales y para que no se penalicen incendios y desmontes”, declaró Leonel Mingo, coordinador de Campañas de Greenpeace.

Greenpeace denunció a la Sociedad Rural Argentina

Miercoles 07 de octubre de 2020 | 12:47

Los incendios siguen avanzando en gran parte del territorio argentino y alcanzan ya a 14 provincias; en lo que va del año se quemaron casi medio millón de hectáreas, según datos oficiales, lo que significa un verdadero ecocidio sobre bosques, humedales y pastizales.

En este marco, Greenpeace denunció que las declaraciones públicas del presidente de la Sociedad Rural Argentina, Daniel Pelegrina, manifestando su preocupación por el avance en el Congreso Nacional de la Ley de Humedales y de modificaciones a la Ley de Bosques para hacerla más restrictiva, buscan frenar la posibilidad de proteger estos valiosos ecosistemas y castigar a los responsables de su destrucción.

“Repudiamos que la Sociedad Rural esté presionando para que el Congreso no sancione la Ley de Humedales y para que no se penalicen incendios y desmontes”, declaró Leonel Mingo, coordinador de Campañas de Greenpeace.

La organización demanda que se prohíba y castigue penalmente la destrucción de humedales y bosques nativos.

“El sector agropecuario es uno de los principales responsables de arrasar humedales y bosques, mediante el fuego o las topadoras. No podemos perder ni una hectárea más”, recordó Mingo.

En agosto del año pasado, Greenpeace denunció la responsabilidad del sector ganadero en la destrucción de los bosques nativos, con una intervención en la inauguración de la Exposición Rural con la leyenda “Ganaderos: Basta de desmontes. Destruir bosques es un crimen”.

De acuerdo a los datos del Servicio Nacional de Manejo del Fuego, el 95% de los incendios forestales son producidos por intervenciones humanas; esto incluye la preparación de áreas de pastoreo con fuego; fogatas y colillas de cigarrillos mal apagadas y el abandono de tierras. Por otra parte, factores climáticos como la falta de precipitaciones, las temperaturas elevadas, el bajo porcentaje de humedad, las heladas constantes y los vientos fuertes inciden en la propagación de los fuegos.

Para la organización ambientalista las medidas para controlar el fuego son insuficientes y deben ser ampliados los fondos e infraestructura para la prevención y lucha contra incendios.

Entre Ríos es la provincia más afectada por los incendios en el Delta del Paraná. En lo que va del año, en el Delta se registraron 33.963 focos de incendios, que afectaron más de 200.000 hectáreas.

“Esto deja en evidencia que necesitamos de manera urgente la sanción de una Ley de Humedales que incluya la realización de un inventario nacional; una moratoria que impida actividades hasta que el inventario sea finalizado y la inclusión de la figura de delito penal para quienes destruyan humedales y bosques ”, agregó Mingo. “La oposición de la Sociedad Rural no debe frenar la sanción de leyes en defensa de los bienes comunes”.

Comparte en Facebook Comparte en Twitter Comparte en Google+ Enviar a un amigo Imprimir esta nota
entrevista

Desamparo en la Olla: La Realidad de los Comedores ante la Ausencia Estatal bajo el Gobierno de Javier Milei

Una entrevista reveladora con Margarita Barrientos evidencia el aumento de la necesidad alimentaria en Argentina, mientras los comedores comunitarios enfrentan la falta de apoyo gubernamental durante el mandato de Javier Milei. A pesar de los desafíos, la lucha incansable…

HOY
CRUELDAD

El hambre de los pobres y la comida pudriéndose: un crimen de Estado

La brutal verdad sobre la gestión del Ministerio de Capital Humano y su impacto en las comunidades más vulnerables. El 23 de mayo de 2024, Juan Grabois, líder social y político, realizó una denuncia contundente que sacudió a la opinión pública argentina. A través de una carta abierta, reveló la existencia de más de cuatro millones de kilos de alimentos pudriéndose en depósitos del Ministerio de Capital Humano en Villa Martelli y Tafí Viejo, mientras a escasos metros, familias argentinas sufren el flagelo del hambre.