NADA

La pasividad de Larreta ante el alto incumpliendo del aislamiento social, preventivo y obligatorio

El aislamiento social, preventivo y obligatorio es una medida excepcional que el Gobierno nacional de Alberto Fernández adoptó con la finalidad de proteger la salud pública frente a la propagación del nuevo coronavirus. De esta manera se dispuso que todas las personas que habitan, o se encuentren temporalmente, en las jurisdicciones donde rige esta normativa, como es el caso de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, deberán permanecer en sus domicilios habituales, pudiendo realizar desplazamientos mínimos e indispensables sólo para aprovisionarse de artículos de limpieza, medicamentos y alimentos.

La pasividad de Larreta ante el alto incumpliendo del aislamiento social, preventivo y obligatorio

Lunes 13 de julio de 2020 | 09:16

(Por Walter Onorato) La realidad del pasado fin de semana dejó un sabor amargo para aquellos que entienden que la mencionada medida es la única herramienta disponible para controlar, sólamente el avance de los contagios hasta que en algún momento se disponga de una vacuna. Se ha dicho en innumerables ocasiones que el único remedio disponible contra la pandemia, en este momento, es la cuarentena y que para salvar vidas debemos evitar por todos los medios salir a buscar un encuentro con el virus.

De hecho, un amplio sector de los porteños han decidido de “motus propio” dar por finalizado el aislamiento preventivo y obligatorio. Esto es algo que nadie puede negarlo, sólo basta con recorrer un par de cuadras del barrio donde uno vive para darse cuenta que es así. Por las redes sociales se difundieron fotos que denunciaban cómo una multitud de porteños incumplian la medida de la cuarentena, a pesar de encontrarnos aún en la denominada fase 1 y con un alarmante número de casos diarios reportados de coronavirus que aún no disminuye.

OPOSICIÓNNo es fino? La presidenta de Cambiemos tomando alcohol y eructando en medio de una entrevista de TV

Se pudo registrar paseos multitudinarios en los centros comerciales barriales durante la semana y en parques y plazas en el transcurso del pasado fin de semana. No es ningún secreto que todos los locales (salvo los de venta de ropa) abren con normalidad y atienden sin respetar, en algunos casos, la prevención del distanciamiento ante el pasivo silencio de la guardia urbana o la policía que son testigos cotidianos de estas infracciones sanitarias.

Aunque en la página web del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires se explica con claridad que “se busca reducir al mínimo posible el contacto personal, reforzar los cuidados de higiene y avanzar en la intensificación del plan DetecTAR.” Agregando que el Gobierno de la Ciudad se comprometía, en esta etapa, a tomar una estrategia basada en tres grandes pilares que eran “reducir al mínimo posible el contacto personal porque está demostrado que el contagio se da en el contacto.” El segundo pilar se hace referencia a “reforzar los cuidados de higiene personal” y por último “avanzar en la intensificación del plan DetecTAR, que es la detección temprana de personas enfermas, testeo inteligente y aislamiento.”

Se debe remarcar que el portal del Gobierno de Horacio Rodriguez Larreta expresa que “las medidas apuntan al transporte público, la actividad comercial, la actividad física y las salida de los chicos.” Ahora bien, debemos subrayar que sobre la actividad comercial se había dicho expresamente que sólo podían funcionar “aquellos comercios esenciales que son los que estaban habilitados en el primer decreto del aislamiento social, preventivo y obligatorio del 20 de marzo; y también los bancos.” Continuando con las “modalidades de delivery y de retiro de comida en los locales gastronómicos para aliviar el impacto en algunos comercios.”

Indudablemente la actitud del gobierno porteño ha tenido en esta “deshilachada cuarentena” una dualidad entre lo que propone y lo que dispone. Una actitud que infiere a pensar que se encuentran apostando al funcionamiento del mercado antes que el cuidado de la salud de los vecinos. ¿Larreta está apostando a una cuarentena controlada dejando librada la salud a una supuesta responsabilidad individual? ¿Intencionalmente se está buscando el contagio en manada como pregonaron irresponsablemente los anticuarentena? Sin querer entrar en argumentos científicos, que en esta materia son exclusivos de los especialistas, no se puede encontrar explicación a la actitud casi irresponsable del Gobierno de la Ciudad.

En definitiva, debemos comprender que la amada frase de los economistas neoliberales que dice “Laissez faire et laissez passer, le monde va de lui même” “Dejen hacer y dejen pasar, el mundo va solo” de Vincent de Gournay es inaplicable para la política sanitaria y el cuidado de la vida en medio de una pandemia.

Comparte en Facebook Comparte en Twitter Comparte en Google+ Enviar a un amigo Imprimir esta nota
discursos de odio

El "enérgico repudio" de la Secretaría de DDHH a los dichos de Espert contra Hebe de Bonafini

La Secretaría de Derechos Humanos manifestó hoy su "enérgico repudio" a las declaraciones expresadas por el diputado nacional José Luis Espert durante el homenaje que realizó la Cámara Baja a quien fuera presidenta de Madres de Plaza de Mayo, Hebe Pastor de Bonafini,…

HOY
“maleducado y agresivo”

Viceprimer ministro británico enfrenta más denuncias de hostigamiento a su personal

El ministro de Justicia y viceprimer ministro del Reino Unido, Dominic Raab, acusado de hostigar a su personal, enfrenta más quejas en su contra de funcionarios de alto rango en varios departamentos gubernamentales, informó hoy BBC