RICOS, MAS RICOS

Tras recortar jubilaciones porque "no hay plata", el Gobierno transfiere $ 20.000 millones a los sojeros

Lo hace a través de la baja de retenciones, que será del 0,5% mensual a partir de este mes. En 2019 representarán ya $ 40.000 millones.

Tras recortar jubilaciones porque

Martes 02 de enero de 2018 | 01:03

A partir de hoy comienzan a regir los cambios en el sistema de retenciones a las exportaciones de soja, lo cual implica una baja del 0,6% mensual durante dos años, para llegar del 30% actual al 18% en diciembre de 2019.

Esto implica una transferencia de $ 20.000 millones durante el primer año. En 2019, según los cálculos, el costo fiscal para el Estado será el doble: $ 40.000 millones. Todo esto en un contexto en el cual se acaba de despojar a los jubilados, ex combatientes de Malvinas, beneficiaros de AUH y otras asignaciones y pensiones casi $ 100.000 millones anuales por la presunta falta de recursos.

La reducción de las retenciones a la soja se iba a implementar hace un año, como parte de las promesas de la campaña presidencial de Mauricio de Macri, quien arrancó su mandato con una baja del 5% en ese impuesto. Sin embargo, en ese momento, la medida fue postergada. Esta vez el gobierno decidió que sí era el momento, pese al enorme descontento que generó el recorte a los aumentos de los haberes jubilatorios.

En paralelo con las retenciones al poroto de soja, bajarán en la misma medida las que se aplican al aceite de soja. De ese modo, con esa disminución escalonada de 0,5% mensual, pasará del 27% acutal al 15% a fines de 2019.

Las provincias, que perciben el 30% de lo recaudado por las retenciones a la soja, perderían de este modo unos $ 6000 millones en 2018 y $ 12.000 millones el año próximo.

Fuente: http://www.infonews.com/nota/312664/tras-recortar-jubilaciones-porque-no-hay

Comparte en Facebook Comparte en Twitter Comparte en Google+ Enviar a un amigo Imprimir esta nota
HOY
declaró hoy

Atentado contra la vicepresidenta: el acusado Carrizo cambió la estrategia de defensa

Nicolás Gabriel Carrizo, detenido y procesado como partícipe secundario del intento de homicidio de la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, buscó hoy despegarse del atentado fallido y especuló con una nueva hipótesis, según la cual su empleado Fernando Sabag Montiel pudo haberlo perpetrado para reafirmar su hombría ante Brenda Uliarte, quien lo sometía a humillaciones y ponía en duda su virilidad