CORRUPCIÓN

Cinismo en el Poder: Milei deja pudrir 5 Millones de kilos de alimentos

La gestión de Javier Milei y Sandra Pettovello enfrenta críticas por la acumulación de más de 5 millones de kilos de alimentos no distribuidos en depósitos públicos. La excusa de la corrupción fantasma no convence a los comedores sociales, mientras la pobreza sigue golpeando al país.

Cinismo en el Poder: Milei deja pudrir 5 Millones de kilos de alimentos

Sofía Arregui // Jueves 23 de mayo de 2024 | 22:24

La administración de Javier Milei ha desatado una nueva controversia al revelarse que más de 5 millones de kilos de alimentos están almacenados y sin entregar en galpones del ex Ministerio de Desarrollo Social. La información, obtenida mediante un pedido de acceso público realizado por El Destape, pinta un panorama desolador: yerba mate, leche en polvo, aceite, harinas, y otros productos esenciales están a punto de pudrirse mientras la mitad de la población argentina vive bajo la línea de pobreza.

Desde que asumió, el gobierno de Milei no ha comprado alimentos, según consta en la web oficial de compras del Estado. Las organizaciones sociales y religiosas que mantienen miles de comedores en todo el país denuncian la falta de suministros. Todo apunta a que los alimentos en cuestión son remanentes de la gestión anterior, acumulados desde hace más de seis meses, un tiempo crítico para productos perecederos.

En un país donde el hambre y la pobreza son problemas acuciantes, dejar que millones de kilos de alimentos se pudran representa un nuevo nivel de crueldad estatal. Este stock incluye más de tres millones de kilos de yerba mate, más de un millón de kilos de leche en polvo, casi medio millón de botellas de aceite, y otros productos como puré de tomate, garbanzos, harinas, locro, y arroz con carne. Estos alimentos, guardados en depósitos de Villa Martelli y Tucumán, no han sido distribuidos en mayo, agravando la crisis alimentaria.

 

 

El gobierno anterior dejó un stock de 5.8 millones de kilos de alimentos, una cifra habitual en un sistema que requiere rotación constante para evitar el vencimiento. Sin embargo, la administración actual no ha comprado alimentos ni distribuido el remanente, incrementando el riesgo de que estos productos se echen a perder.

Milei y su ministra de Capital Humano, Sandra Pettovello, han argumentado que los alimentos no se distribuyeron debido a auditorías que revelaron la existencia de comedores "truchos", que no existían o no tenían la cantidad de beneficiarios declarados. Esta justificación resulta insuficiente y peligrosa en un contexto donde la necesidad alimentaria es urgente y real.

El gobierno ha firmado varios convenios para la compra de alimentos, incluyendo acuerdos con Cáritas Argentina, la Alianza Cristiana de Iglesias Evangélicas de la Argentina (ACIERA), y la Fundación Cooperadora para la Nutrición Infantil (CONIN). Sin embargo, estos convenios aún no se han traducido en la distribución efectiva de alimentos. De hecho, las licitaciones iniciadas para la compra de productos como aceite y lentejas todavía no se han concretado.

 

 

El vocero presidencial, Manuel Adorni, confirmó la existencia de los alimentos y culpó a la administración anterior por el mal manejo de los comedores. Sin embargo, no proporcionó detalles sobre cuándo se distribuirán estos alimentos. "Es una obviedad que se van a repartir", dijo Adorni, aunque sin especificar plazos.

Esta situación se agrava con la eliminación del Fondo de Incentivo Docente (FONID) y la negativa del gobierno a convocar a la paritaria nacional docente, lo que ha generado múltiples paros en el sector educativo. La falta de financiamiento para educación, programas educativos nacionales, becas escolares, comedores, y copa de leche ha exacerbado las tensiones.

Las declaraciones del gobierno no logran ocultar el hecho de que más de 5 millones de kilos de alimentos están a punto de desperdiciarse en un país donde millones de personas dependen de la asistencia alimentaria. La gestión de Milei, al no tomar medidas efectivas para distribuir estos alimentos, refleja una indiferencia preocupante ante las necesidades más básicas de la población.

La respuesta oficial del gobierno, limitándose a señalar la corrupción del pasado y prometer una futura distribución sin fechas concretas, no es suficiente. En medio de un aumento de la pobreza y la inseguridad alimentaria, la inacción gubernamental es inaceptable. Los alimentos deben ser distribuidos de manera inmediata para evitar su pérdida y aliviar la crisis alimentaria que afecta a millones de argentinos.

 

Comparte en Facebook Comparte en Twitter Comparte en Google+ Enviar a un amigo Imprimir esta nota
HOY
opinión

¿Hasta cuando vamos a permitir esta locura?

El gobierno eliminó el mecanismo que garantiza la energía a los electro dependientes , ese pequeño detalle casi imperceptible en el resto de la sociedad , más las 14 muertes de enfermos de cáncer por ciertas drogas oncológicas que desde que este gobierno llegó al poder dejo de suministrar.