Se cae otra opereta

"Decir que la propiedad privada está en riesgo es una estupidez", dijo Alberto

El presidente Alberto Fernández afirmó hoy que "decir que la propiedad privada está en riesgo en la Argentina es una estupidez", y aseveró que no ha habido "ningún gesto" del Gobierno nacional en ese sentido.

Martes 27 de octubre de 2020 | 10:38

¿qué tiene que ver el Gobierno nacional o el Gobierno provincial con una disputa de dos hermanos?

"Decir que en la Argentina la propiedad privada está en riesgo es definitivamente una estupidez profunda porque la verdad es que no ha habido ningún gesto en ese sentido", enfatizó el jefe del Estado en diálogo con la radio FM Metro 95.1.

En ese marco, el Presidente sobre la toma de un predio en Guernica, el conflicto entre los hermanos Etchevehere por un campo en Entre Ríos y la propuesta inicial del Gobierno en relación a la situación de la empresa Vicentin.

Fernández recordó que, en el caso de la empresa agroexportadora Vicentin, el Gobierno trató de "preservar una empresa centenaria, que sus directivos la habían puesto en jaque" y agregó: "Quisimos preservar la fuente de trabajo, una vez resguardado eso, volvimos atrás".

Luego, sobre la toma de un predio en la localidad bonaerense de Guernica, el Presidente dijo que "fue una toma de tierras de gente, algunos unos pícaros, otros sin tierra dónde vivir, tema que tenemos que resolver", pero aclaró que esa situación "nunca contó con la anuencia del Gobierno".

Por el contrario, Fernández subrayó que "el Gobierno se puso al frente para resolver el tema, y los municipios del lugar también, y en eso estamos".

En relación al caso de la familia Etchevehere, que tiene en disputa sucesoria un campo en la provincia de Entre Ríos, el Presidente explicó que "son dos hermanos que se pelean por una herencia: una hermana, Dolores, que decide darle a (Juan) Grabois para que lleve adelante un plan de agricultura sustentable, y el otro hermano, que reacciona como reacciona".

Al señalársele que al lugar concurrió Gabriela Carpineti, directora nacional de Promoción y Fortalecimiento para el Acceso a la Justicia, el Presidente dijo que fue "porque la señora Dolores formuló una denuncia de maltrato y discriminación por parte de su hermano, con riesgo para su vida", con lo cual "hizo su tarea y regresó". "Tampoco hagamos de esto un mundo", agregó.

"Todos sabemos que este es un debate entre dos hermanos que están disputando la posesión de un terreno. Punto. Y cómo se distribuye una herencia, punto. Esas son cosas que a veces pasan entre los ricos. ¿Qué tiene que ver este problema con la propiedad privada?", insistió el mandatario.

"Yo comparto en un 100% los conceptos del gobernador (de Entre Ríos, Gustavo) Bordet, en el sentido de ¿qué tiene que ver el Gobierno nacional o el Gobierno provincial con una disputa de dos hermanos?", preguntó el mandatario.

En cuanto a las ocupaciones de predios en sur del país, el jefe del Estado destacó que le propuso a la gobernadora de Río Negro, Arabela Carreras, trabajar "en conjunto con la ministra de Justicia nacional (Marcela Losardo) y con la de Seguridad, Sabina Frederic, y en eso quedamos, y es lo que estamos haciendo".

En ese marco, el mandatario justificó la propuesta a la gobernadora rionegrina con la intención de "evitar cualquier tipo de dudas de que el Gobierno nacional estuviera promoviendo este tipo de acciones", en referencia a las críticas a la actuación del Instituto Nacional de Asuntos Indígenas que habían sido formuladas por la mandataria provincial.

 

Comparte en Facebook Comparte en Twitter Comparte en Google+ Enviar a un amigo Imprimir esta nota
Nepotismo Pro

La ministra Acuña metió a 25 docentes acomodados: uno de ellos es el hermano de María Eugenia Vidal

La cartera educativa porteña designó a dedo 25 cargos docentes interinos para programas bajo dependencia de la Dirección de Escuela Abierta. En dicha lista se encuentra Nicolás Cascallares Vidal, hermano de la ex gobernadora de la Provincia. Desde el gremio docente UTE…

HOY
opinión

La despedida de Diego y la policía de Horacio

(Por Gastón Garriga)* Una sensación quedó flotando en el aire, entre la gente. Diego se merecía una despedida más prolongada, o nosotros nos merecíamos despedirlo a él, en un funeral de tres días, como el de Evita en el 52, el de Perón en el 74 o el de Néstor hace justo una década.