ADVERTENCIA

La Estrategia de Milei: ¿Desviar la Atención Metiendo Preso a Grabois?

El polémico plan de Javier Milei para recuperar el control de la agenda política. El líder de La Libertad Avanza, Javier Milei, ha sido duramente criticado por su intento de recuperar la agenda política después del escándalo por dejar pudrir alimentos destinados a los sectores más vulnerables. La estrategia de Milei para desviar la atención parece ser acusar y encarcelar al líder social Juan Grabois, según denunció Roberto Navarro en su editorial en El Destape Radio.

La Estrategia de Milei: ¿Desviar la Atención Metiendo Preso a Grabois?

Redacción EnOrsai // Lunes 10 de junio de 2024 | 21:49

La acusación de que Milei estaba dejando pudrir alimentos surgió cuando se descubrió que grandes cantidades de leche y otros productos perecederos, destinados a organizaciones sociales y comunitarias, no estaban siendo distribuidos a tiempo, lo que provocó que muchos de estos alimentos comenzaran a echarse a perder. La denuncia inicial, realizada por el periodista Ari Lijalad, desencadenó una serie de reacciones dentro del gobierno, incluyendo despidos de funcionarios y una crisis interna que amenazaba con desestabilizar aún más la administración de Milei.

Según explicó Roberto Navarro, en un intento desesperado por desviar la atención de este escándalo, Milei ha optado por apuntar a Juan Grabois, conocido activista y líder de organizaciones sociales. Según Navarro, Milei está preparando nuevas denuncias falsas que serán difundidas por periodistas afines al poder económico, a quienes él denomina "Los Cadetes de la Riqueza". Estos periodistas son, Luis Majul y Eduardo Feinmann, que han sido criticados por su parcialidad y por servir a los intereses de la élite más rica del país.

Navarro enfatizó la gravedad de la situación con la frase "dejando pudrir la comida". Si no se hubiera hecho la denuncia, muchos alimentos cruciales para la subsistencia de los sectores más pobres se habrían perdido. La incapacidad del gobierno para distribuir adecuadamente estos recursos, según Navarro, es una muestra de la desorganización y falta de eficiencia de la administración de Milei.

La denuncia de realizada por el periodista Ari Lijalad, provocó una serie de acciones legales y políticas que sacudieron al gobierno. Se iniciaron investigaciones judiciales, se produjeron despidos y la administración de Milei comenzó a mostrar signos de autodestrucción. En este contexto, Milei, explicó Navarro, necesita un chivo expiatorio para desviar la atención y retomar el control de la narrativa política. La elección de Grabois no es casual, dado que las organizaciones sociales que él lidera representan una amenaza significativa para las políticas de derecha que buscan reducir derechos y transferir ingresos de la población hacia la élite.

SIN ACTIVIDAD: Ferrum paraliza su producción en medio de una crisis industrial sin precedentes

Es importante destacar que las organizaciones sociales en Argentina tienen una larga historia de lucha y resistencia. Surgieron en la década de 1990, en localidades como Cutral Co y Plaza Huincul, cuando los despidos masivos de YPF y la falta de alternativas laborales llevaron a la gente a organizarse para luchar por sus derechos. En 2001, durante la crisis económica que dejó a millones en la indigencia, estas organizaciones se consolidaron como los sindicatos de los desempleados, de los cartoneros y de los trabajadores precarizados.

Navarro subraya que las organizaciones sociales no solo reclaman derechos básicos, sino que también se ocupan de suplir las deficiencias del estado en áreas críticas. Proveen alimentos, aseguran el acceso a la salud, ayudan a los niños con sus necesidades escolares, luchan contra la drogadicción, apoyan a las mujeres víctimas de violencia y gestionan bibliotecas y otros servicios comunitarios. Estas actividades son esenciales para los sectores marginados del sistema, y atacarlas es atacar directamente a los pobres.

LOS NOMBRES: Los "lumpen libertarios" que atacan a los pobres: ¿Por qué se ocultan sus identidades?

En los próximos días, Navarro anticipa que veremos una campaña mediática intensa por parte de los periodistas alineados con el poder económico, dirigida a demonizar a Grabois. El objetivo es generar odio y justificar un futuro intento de encarcelarlo. Este tipo de ataques no solo buscan silenciar a los líderes sociales, sino también desorganizar y debilitar a los movimientos de base que representan a los más humildes.

Navarro concluye su editorial con una advertencia clara: "No te engañes, están atacando a los pobres. Están culpando a los pobres del enorme daño que Milei le está haciendo al país. Apoyar a Grabois es apoyar a los más humildes".

 

Comparte en Facebook Comparte en Twitter Comparte en Google+ Enviar a un amigo Imprimir esta nota