TRAYECTORIA

Morales Solá: de cómplice de Bussi a víctima ante la OEA

El mismo periodista que en Washington se quejó por el fallo de la Corte y la falta de libertad de expresión, fue premiado por el genocida Bussi por “colaborar en la lucha contra la subversión”.

Morales Solá: de cómplice de Bussi a víctima ante la OEA

Viernes 01 de noviembre de 2013 | 18:09

Incluso existe una foto que registra el momento y la relación fluida con los militares de la dictadura, en especial con el tucumano Bussi, del actual editorialista de La Nación, Joaquín Morales Solá.

 

Y si bien ahora Morales Solá exhibe su indignación ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), de la Organización de Estados Americanos (OEA), con sede en Washington, durante la última dictadura militar no alzó la voz ni presentó objeciones.

 

Al contrario, fue premiado por la dictadura sanguinaria. El periodista Hernán López Echague recuerda el episodio en su libro "El enigma del general" (Editorial Sudamericana).

 

“El pantagruélico asado que, en marzo de 1976, compartieron Leo Gleizer, Renée Salas, Marcos Taire y Morales Solá, entre otros periodistas, con el general genocida Antonio Domingo Bussi”, narra López Echague.

 

Y detalla: “El almuerzo se llevó a cabo en los salones del Regimiento de Infantería 19, en San Miguel de Tucumán, a contados metros de un Centro Clandestino de Detención. Al cabo del ágape, el general obsequió a cada uno de los periodistas presentes un pergamino en el que agradecía "su colaboración en la lucha contra la subversión".

 

Además relato el libro: "Sin ocultar el contento, Morales Solá tomó el suyo y acto continuo buscó el abrazo del general. Gleizer y Salas lo imitaron".

 

Ya fuera del libro, el propio López Echague recuerda una anécdota sobre Morales Solá: “A mediados de 1992, recibí un llamado telefónico de Morales Solá. Estaba dolido, angustiado. Me dijo: ‘Mirá, eso que contás en el libro fue así, pero se trató de un pecado de juventud. Si hay una reedición, ¿no podrías suprimir ese párrafo?’".

Comparte en Facebook Comparte en Twitter Comparte en Google+ Enviar a un amigo Imprimir esta nota
500 empleos en peligro

Lluvia de desinversiones: se va Iveco, empezará a producir sus camiones en Brasil

La automotriz dejaría la mayoría de sus actividades a partir de noviembre. Anunció un plan de reconversión en el que los camiones sólo se ensamblarán. Medio millar de puestos de trabajo de la planta de Ferreyra están en peligro.