MODELO

Metalúrgicos en pie de guerra: otra fábrica cierra y deja a más trabajadores en la calle

PMV es una fábrica del Oeste del Conurbano que produce cabinas para maquinaria agrícola. Tras la total apertura de importaciones por parte del macrismo, el campo salió a comprarle a Italia, en detrimento de la industria nacional. ¿La consecuencia? cierre de la fábrica y decenas de trabajadores en la calle. Los despidos en el sector trepan a 10 mil en los últimos meses. La UOM activó un plan de lucha junto a los trabajadores.

Redacción En Orsai // Miercoles 15 de febrero de 2017 | 12:49

La Unión Obrera Metalúrgica (UOM) Regional Morón llevó adelante este martes una protesta en la puerta de la fábrica PMV SA, dedicada a la producción de cabinas para la maquinaria agrícola, luego de quedaran en la calle 25 trabajadores, a los que a su vez se adeuda varios meses de sueldo.

Sergio Souto, secretario general de la seccional de la UOM que nuclea a varios distritos del Conurbano Oeste, se hizo presente junto a los trabajadores en la protesta desarrollada ayer en las instalaciones de la planta fabril ubicada en Villa Tesei, partido de Hurlingham. En diálogo con En Orsai, el referente sindical manifestó: "La situación de esta fábrica es el duro reflejo de las políticas de libre importación de este gobierno".

"Aquí se producen cabinas para maquinaria agrícola, y el sector agrícola, lejos de potenciar la industria nacional, está importando desde Italia", explicó.

Las consecuencias del modelo se hacen carne en otros 25 trabajadores industriales que quedan en la calle.

 

"El sector metalúrgico es uno de los más perjudicados por las políticas de libre importación que lleva adelante el gobierno nacional", advirtió Souto, y precisó que hubo " más de 10 mil trabajadores despedidos en los últimos meses".

El dolor de quedarse sin trabajo

Tras ocho años trabajando en PMV S.A., Fernando acaba de quedarse sin empleo. En diálogo con este medio, contó la realidad que atraviesan los laburantes de la fábrica: "La situación es muy crítica. Desde hace meses no cobramos un mango y para peor, el viernes nos informaron el cierre del establecimiento".

Y precisó: "Tenemos varios meses adeudados, vacaciones, aguinaldo... Y ahora llegan los telegramas de despido, sin indemnización".

"Hay muchos compañeros que tienen familia y son tres meses sin ver un peso. Esto es agobiante, indignante y cada día se pone peor. Se complica llevar el pan a las casas", lamentó el obrero metalúrgico.

Comparte en Facebook Comparte en Twitter Comparte en Google+ Enviar a un amigo Imprimir esta nota