CLAUSURAS TANGUERAS

Alerta milongas: marcha y proyecto para cuidarlas del cierre PRO

Ante varias clausuras de milongas ejecutadas por la administración de Mauricio Macri, la diputada del Frente Para la Victoria, María del Carmen Bianchi, presentó una iniciativa para tratar de evitarlas.  A su vez, organizadores de milongas y bailarines realizaron una manifestación

Alerta milongas: marcha y proyecto para cuidarlas del cierre PRO

Javier Lema - Redacción Enorsai // Sábado 04 de julio de 2015 | 18:18

Existe un marco normativo que protege al tango y en consecuencia a las milongas. Pero contrariando la protección internacional, nacional y también específica", el gobierno porteño elige la clausura

Las milongas porteñas "son espacios históricos que preservan nuestros valores culturales", sostuvo María del Carmen Bianchi (FpV) en un proyecto de Declaración que cuestiona el cierre de los salones de baile por parte de autoridades de la ciudad de Buenos Aires.

En la iniciativa presentada en el Cámara de Diputados, la legisladora cuestionó la clausura de las milongas Sin Rumbo, Sunderland, El Arranque y Parakultural.

"Existe un marco normativo que protege al tango y en consecuencia a las milongas. Pero contrariando la protección internacional, nacional y también específica", el gobierno porteño "en lugar de adoptar mecanismos especiales para resguardar estos espacios, elige la clausura", cuestionó.

Bianchi, que integra la Comisión de Cultura en el Congreso, señaló que el tango fue declarado patrimonio cultural argentino en 1996 y de la Humanidad, por parte de la UNESCO, en 2009.

"Más que clausurar las milongas, sería esperable que desde el gobierno de la ciudad promuevan políticas públicas que, sin subordinar la seguridad de las personas, permitan generar las condiciones para que estos sitios puedan adaptarse a las regulaciones existentes", expuso y agregó que "además de representar la identidad cultural, son también fuentes de trabajo y permiten acrecentar el turismo".

Ayer, un centenar de parejas de tango protestó frente a la sede del gobierno porteño contra las clausuras de las milongas y bailó sobre la Avenida de Mayo para evitar nuevas intervenciones en los lugares bailables.

 

EN MARCHA

Los organizadores de milongas de la ciudad de Buenos Aires realizaron una protesta contra las clausuras que sufren los salones de tango por parte del gobierno porteño y que ya provocó el cierre de los más tradicionales y famosos, informaron hoy voceros de la Asociación Organizadores de Milongas (AOM).

La manifestación se realizaró en Avenida de Mayo al 500, frente a la Jefatura de Gobierno de la Ciudad, detalló Julio Bazán, organizador de la milonga Mala Junta y presidente de la AOM.

En diálogo con Télam, el bailarín detalló que después de la clausura de la milonga 'Sin Rumbo' de Villa Urquiza, que se levantó en una semana, ahora cerraron Sunderland, un club fundado en 1919 en el mismo barrio porteño, que hasta ahora nunca habían "tocado".

Bazán mencionó también el caso de la milonga 'El Arranque' que funcionaba en el moderno salón 'La Argentina' cerrado desde hace tres meses, a quienes se les “entregó un permiso provisorio que luego revocó el mismo gobierno a pesar de que el lugar cuenta con todas las comodidades de una moderna discoteca”.

En tanto, los organizadores de la más tradicional de todas las milongas de la ciudad, Sunderland, continuaban hoy haciendo gestiones para mantener abierto el club, donde además se practican varios deportes, luego de su clausura de la semana pasada.

Bazán detalló que en los dos locales, las autoridades exigen “instalaciones fijas” de sistemas anti incendio cuando la ley promovida por el ex legislador y milonguero, Elvio Vitali, pedía que las milongas “no tengan instalaciones fijas” por ser innecesarias y sumamente costosas.

El organizador de Sunderland, Jorge Rodriguez, dijo a Télam que en una milonga “la gente no se pelea, no se emborracha ni se droga y es todo muy tranquilo” en oposición al clima que pueden tener las discotecas con ritmos más veloces.

Hace dos meses además clausuraron el salón Canning, del barrio porteño de Palermo, donde se realiza la milonga Parakultural, porque los dueños del lugar no presentaron a tiempo un certificado que debe elevarse todos los años, lo que afectó a los que alquilan el salón para realizar los bailes de lunes a lunes.

Ese formulario, llamado 878, ha producido la mayoría de las clausuras provisorias "por cuestiones burocráticas por lo que casi no hay exigencias de cambios de infraestructura", explicó Bazán en diálogo con Télam.

El milonguero que encabeza la AOM comentó que “para hacer una inspección en un restaurante mandan un formulario dos meses antes, con un cuestionario de 24 preguntas que deben responder los dueños para agilizar los controles, lo que no sucede de manera alguna con las milongas donde las inspecciones son sorpresivas y a la madrugada”.

Comparte en Facebook Comparte en Twitter Comparte en Google+ Enviar a un amigo Imprimir esta nota
500 empleos en peligro

Lluvia de desinversiones: se va Iveco, empezará a producir sus camiones en Brasil

La automotriz dejaría la mayoría de sus actividades a partir de noviembre. Anunció un plan de reconversión en el que los camiones sólo se ensamblarán. Medio millar de puestos de trabajo de la planta de Ferreyra están en peligro.