UNA DESMENTIDA MÁS

De Vido le contestó a La Nación: “La única emergencia energética fue la que dejó el neoliberalismo”

El ministro de Planificación Federal cuestionó hoy al diario centenario y señaló que “la única emergencia que hubo en el sector energético fue la que encontramos en el 2003 producto de las políticas neoliberales que entregaron y diezmaron las capacidades estatales de planificación y regulación” y destacó: “Los niveles récord de consumo demuestran que siempre hubo energía suficiente”.

De Vido le contestó a La Nación: “La única emergencia energética fue la que dejó el neoliberalismo”

Diego Arias, Redacción En Orsai // Lunes 29 de diciembre de 2014 | 18:48

La foto deplorable del sistema energético que dejó la década neoliberal era una capacidad de generación real que no superaba 18.000 megavatios y 10 provincias desconectadas del sistema de alta tensión

 

De esta manera el ministro salió al cruce del artículo titulado “Energía: un informe oficial admitía la grave crisis”.
El ministro consideró que “la tarea de tomar informes de origen incierto pronosticar una crisis de hace 6 años que nunca sucedió parece más el trabajo de un mal historiador, sin rigor para elegir sus fuentes, que de un periodista que informa, mal o bien, sobre la actualidad” y agregó “que sería mejor que opte entre ser historiador o periodista”.
Asimismo, De Vido aseguró que “hacen estos cuestionamientos porque cada vez que el mismo periodista realiza estos análisis inconsistentes le hemos demostrado con números que estaba equivocado, de todas formas la historia se verifica con hechos y no con hipótesis amañadas de lo que podría haber pasado”.
“Esos supuestos borradores reflejan la visión de una tecnocracia que fue funcional -y en algunos casos hasta funcionarios- a la entrega de nuestras empresas energéticas y de la exportación de gas a Chile a precio vil que tantos perjuicios y que nunca creyó por miopía ideológica o intereses inconfensables que era posible desarrollar el sector, terminar Yacyretá, Atucha II, e interconectar todo el país en el marco de un modelo inclusivo, industrial y de costos argentinos”.
“En 2003 la foto deplorable del sistema energético que dejó la década neoliberal era una capacidad de generación real que no superaba 18.000 megavatios, 10 provincias desconectadas del sistema de alta tensión, la industria quebrada por falta de competitividad y sin infraestructura de cables de electricidad y caños de gas para poder desarrollarse”, recordó el ministro.
“Con el Plan Energético Nacional puesto en marcha en 2004 incorporamos 11.300 megavatios, pasando de un pico de consumo de de 14.359 a 24.034 megavatios, mientras que la demanda anual de hogares creció un 90 por ciento y casi 4,5 millones de familias se sumaron a la red nacional, entre otros logros”, enumeró el ministro y remarcó que “si hubiese habido una emergencia operativa este notable crecimiento,  tanto económico como energético, hubiese sido imposible.”
De Vido destacó que “esta misma política energética y nuclear, que lleva adelante la presidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner, logró importantes avances en el enriquecimiento de uranio con láser, tecnología propia desarrollada por conocimiento argentino, que la misma portada del diario La Nación destaca como si fuera un logro individual ajeno al conjunto de decisiones tomadas en la última década”.
Por último, De Vido también se mostró sorprendido de que el editorialista de La Nación Carlos Pagni hable de dependencia en relación a los acuerdos con China porque “es como hablar de la soga en la casa del ahorcado cuando Mitre,  fundador del diario, fue el principal introductor e impulsor del imperialismo británico en América Latina” y explicó que “estamos tomando créditos para construir centrales hidroeléctricas como curiosamente nos reclaman en otra nota de la misma portada”.

De esta manera el ministro salió al cruce del artículo titulado “Energía: un informe oficial admitía la grave crisis”.

El ministro consideró que “la tarea de tomar informes de origen incierto pronosticar una crisis de hace 6 años que nunca sucedió parece más el trabajo de un mal historiador, sin rigor para elegir sus fuentes, que de un periodista que informa, mal o bien, sobre la actualidad” y agregó “que sería mejor que opte entre ser historiador o periodista”.

Asimismo, De Vido aseguró que “hacen estos cuestionamientos porque cada vez que el mismo periodista realiza estos análisis inconsistentes le hemos demostrado con números que estaba equivocado, de todas formas la historia se verifica con hechos y no con hipótesis amañadas de lo que podría haber pasado”.

“Esos supuestos borradores reflejan la visión de una tecnocracia que fue funcional -y en algunos casos hasta funcionarios- a la entrega de nuestras empresas energéticas y de la exportación de gas a Chile a precio vil que tantos perjuicios y que nunca creyó por miopía ideológica o intereses inconfensables que era posible desarrollar el sector, terminar Yacyretá, Atucha II, e interconectar todo el país en el marco de un modelo inclusivo, industrial y de costos argentinos”.

“En 2003 la foto deplorable del sistema energético que dejó la década neoliberal era una capacidad de generación real que no superaba 18.000 megavatios, 10 provincias desconectadas del sistema de alta tensión, la industria quebrada por falta de competitividad y sin infraestructura de cables de electricidad y caños de gas para poder desarrollarse”, recordó el ministro.

“Con el Plan Energético Nacional puesto en marcha en 2004 incorporamos 11.300 megavatios, pasando de un pico de consumo de de 14.359 a 24.034 megavatios, mientras que la demanda anual de hogares creció un 90 por ciento y casi 4,5 millones de familias se sumaron a la red nacional, entre otros logros”, enumeró el ministro y remarcó que “si hubiese habido una emergencia operativa este notable crecimiento,  tanto económico como energético, hubiese sido imposible”.

De Vido destacó que “esta misma política energética y nuclear, que lleva adelante la presidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner, logró importantes avances en el enriquecimiento de uranio con láser, tecnología propia desarrollada por conocimiento argentino, que la misma portada del diario La Nación destaca como si fuera un logro individual ajeno al conjunto de decisiones tomadas en la última década”.


Por último, De Vido también se mostró sorprendido de que el editorialista de La Nación Carlos Pagni hable de dependencia en relación a los acuerdos con China porque “es como hablar de la soga en la casa del ahorcado cuando Mitre,  fundador del diario, fue el principal introductor e impulsor del imperialismo británico en América Latina” y explicó que “estamos tomando créditos para construir centrales hidroeléctricas como curiosamente nos reclaman en otra nota de la misma portada”.

Comparte en Facebook Comparte en Twitter Comparte en Google+ Enviar a un amigo Imprimir esta nota
a la causa

Fin de la opereta: Apareció video con audio de la autopsia de Nisman

La defensa de Lagomarsino volvió a revisar el video de la autopsia y constató que el audio está intacto y pidió incorporarlo a la causa como prueba.