desestabilizadores "M"

El falso campesino de Carrió que quiere liderar el tractorazo y habla hasta del caso Nisman

A pesar de que militante por "Lilita" en Córdoba, estudió telecomunicaciones, es community manager y no vive del agro ni sabe sembrar o criar ganado, se disfraza de ruralista y busca encabezar el alzamiento contra Alberto en nombre de "Campo Más Ciudad". Pide separar su "actividad política" de su "filiación", pero opina sobre todos los temas en línea con Cambiemos.

El falso campesino de Carrió que quiere liderar el tractorazo y habla hasta del caso Nisman

Política Argentina // Viernes 10 de enero de 2020 | 19:52

A pesar de que el mismo Mauricio Macri que sacó y/o bajó las retenciones a partir de su llegada a la Casa Rosada en diciembre de 2015 fue el que las reinstaló y/o aumentó a finales de 2018, la vuelta del peronismo al poder y la actualización del tributo impulsada por Alberto Fernández puso de nuevo en primera plana al "campo" y a los tractores del lockout al costado de las rutas. Y, como era esperable, con esas circunstancias se renovaron también los dirigentes "ruralistas" que quieren ser el próximo Alfredo de Ángeli y ya juegan en la arena política pero buscan pegar un salto de calidad, con, quien sabe, un futuro con cargo.

Es el caso de Sebastián Quiroga, el falso campesino que milita en las filas de Elisa Carrió en Córdoba: no se dedica a nada vinculado al campo pero busca liderar el tractorazo contra el gobierno nacional y pretende desligar su supuesta "actividad" ruralista de su filiación partidaria pero opina de todos los temas en línea con Juntos por el Cambio, hasta incluso del caso de Alberto Nisman.

“Nos parece que después de 18 años de pagar retenciones no tiene sentido seguir pagándolas. En todo ese tiempo hemos desembolsado 200.000 millones de dólares y ahora siguen con el mismo discurso de que hay que ser solidarios, pero la pobreza no bajó", argumenta Quiroga, que hasta se disfraza de ruralista y su vínculo con el sector solamente es que está cargo de la comunicación del movimiento político y social Campo Más Ciudad, que reúne a los campesinos del interior del país que comenzaron a protestar contra la suba de las retenciones a las exportaciones agropecuarias.

Ante el eventual e inevitable cuestionamiento por su inacción cuando la gestión de Juntos por el Cambio reinstaló el tributo a las exportaciones del agro, lanza una tibia anticipación tal como publicó Letra P en un artículo: "Después de 2015 Mauricio Macri le puso otro color, pero al final fue lo mismo”.

El militanta de la Coailición Cívica en Córdoba que se disfraza de ruralista tiene 44 años y es licenciado en telecomunicaciones por la Facultad Regional Córdoba de la Universidad Tecnológica Nacional (UTN). Trabaja de vocero de un espacio que nació poco antes de la derrota de Macri y su irrupción no fue en las rutas sino en las redes sociales, a partir de un video donde los productores agrarios se declararon en estado de alerta, ante la posibilidad de un aumento de las retenciones fijas a las exportaciones que había dispuesto la administración de Cambiemos.

Desde entonces, Campo Más Ciudad se transformó en el motor de una decena de movilizaciones y “tractorazos” en las principales localidades de la pampa húmeda para rechazar y resistir la actualización que Fernández hizo de las retenciones de Macri post devaluación y un eventual incremento extra en el marco de la ley de Solidaridad.

“Todo se aceleró una semana después del 10 de diciembre, cuando Fernández aumentó las retenciones por decreto, reimplantó el desdoblamiento cambiario y mandó la ley para subir este impuesto regresivo un 3%”, detalla Quiroga, en una especie de reconocimiento aggiornado de que salieron a la calle porque volvió el peronismo.

Según explica, el movimiento social agrario del que participa a la vez que hace política con "Lilita" que tiene como principal eje político evitar el pago de las retenciones agrarias, a cambio de una reforma fiscal que presentará en el Congreso mediante los representantes de la Mesa de Enlace.

Ya el 3 de enero, sólo unos días atrás y ni bien pasaron las fiestas de fin de año, hubo una asamblea en la ciudad cordobesa de Río Cuarto y este martes, la localidad bonaerense de Pergamino fue el escenario de un “tractorazo” que concentró a 200 tractores y 350 camionetas. “Fue un movimiento muy grande que se dio en la zona núcleo, es decir que son los que mejor la pasan”, advirtió Quiroga, mientras reconoce que no desarrolla ninguna actividad agropecuaria.

LAS IDEAS DEL CAMPESINO TRUCHO

Para que quede clara la no "independencia" política que vende Quiroga cuando busca legitimar sus reclamos por el agro: es presidente de la Coalición Cívica de su tierra natal y también ocupa la vicepresidencia del Departamento de San Javier. Se sumó a las filas de Carrió después de la victoria de Macri en 2015.

“Quiero separar mi actividad política y mi filiación, que es conocida. Pero mi rol en la Coalición Cívica está totalmente separado de mi papel en Campo Más Ciudad. Depende de la capacidad que tengo para comunicar en redes sociales y la producción de videos. Así fui quedando como vocero”, argumentó el Community Manager al mismo medio citado.

Al observar las resoluciones de la última asamblea realizada en Río Cuarto se ve que, al menos, a Quiroga se le dificulta su pretensión de legitimidad para sus reclamos ruralistas. El documento consensuado el 3 de enero plantea el objetivo de eliminar las retenciones y considera al impuesto a las ganancias como "el mecanismo idóneo para una correcta distribución, que a su vez es coparticipable". También reclama una reforma del sistema tributario, una reforma laboral y una reducción del gasto político del 50%. Hasta opinan de temáticas judiciales y democracia.

Los ruralistas cordobeses también pidieron el restablecimiento del tipo de cambio único y promueven el "desgano fiscal" y la "movilización a la vera de las rutas" para mantener el estado de alerta y movilización. Desde el arranque del año, el espacio que representa Quiroga reconoce a la Mesa de Enlace como el "único interlocutor válido ante el Poder Ejecutivo".

El punto más insólito del espacio de Quiroga y que lo expone como un militante político jugando al reclamo sectorial del campo es cuando rechaza una posible reforma judicial y hasta exige la sanción y promulgación urgente de la Ley de Extinción de Dominio con efecto retroactivo e imprescriptibilidad de los delitos cometidos por la administración pública. Es decir, lo que siempre sostiene Carrió.

Incluso guardó un capítulo para manifestar su "rechazo a las políticas de seguridad llevadas adelante por la actual ministra de Seguridad, Sabina Frederic, incluyendo el liviano trato que manifestó en los medios sobre el caso del fiscal Nisman". Experto en telecomunicaciones, falso ruralista y hasta perito judicial, todo más allá de los asuntos agrarios.

Aunque los planteos tienen coincidencias con la agenda opositora de Juntos por el Cambio, Quiroga desmiente la acusación con argumentos delirantes y vagos: “Este es un planteo que viene de las ciudades. A veces lo instala el periodismo y otras veces un partido político, pero quiero ser claro, porque este tema debería ser transversal a todos para que acordemos una imprescriptibilidad de los delitos de corrupción”.

Comparte en Facebook Comparte en Twitter Comparte en Google+ Enviar a un amigo Imprimir esta nota
todo turbio

La AFI de Cambiemos se procuró fondos más allá del presupuesto con, venta de armas y edificios

El hilo sobre el financiamiento oscuro de la Agencia Federal de Inteligencia en épocas del Macrismo por Luciana Bertoia @LucianaBertoia Periodista sobre justicia y DDHH para elcohetealaluna.com y El destape

HOY
Aiepesa denuncia

Discapacidad: la deuda que dejó cambiemos con las instituciones y transportistas asciende a 8.000 millones

Desde Aiepesa-Asociación de Institutos Educativos Privados Especiales Argentinos queremos dar a conocer a la prensa y a la opinión pública en general el calamitoso estado en que la gestión del gobierno de Mauricio Macri dejó a las instituciones y transportistas que trabajan con personas con discapacidad y que, en consecuencia, muchas de estas personas han perdido el acceso a derechos básicos.