insertados al mundo?

El fracaso del G20: le imponen nuevos aranceles al biodiésel argentino

Apenas 48 horas después de que los principales mandatarios del mundo se fueron de Buenos Aires, desde el viejo continente le dieron un duro revés a la gestión de Mauricio Macri. Las plantas argentinas quedaron paralizadas.

El fracaso del G20: le imponen nuevos aranceles al biodiésel argentino

Política Argentina // Martes 04 de diciembre de 2018 | 17:44

El domingo termino la Cumbre del G20 en Buenos Aires y el Presidente de la Nación, Mauricio Macri, lo vendió como un éxito por la cantidad de reuniones bilaterales que tuvo. Sin embargo, 48 horas después Europa le dio un duro golpe y reimplantó impuestos al biodiésel de Argentina.

La Comisión Europea emitió un primer dictamen para volver a poner aranceles al biodiésel argentino y aseguran que automáticamente quedaron paralizadas todas las plantas de nuestro país.

"Esto produce un inmediato cierre del mercado, porque si bien los aranceles se aplicarían en enero, en términos prácticos ya no podes enviar ningún barco porque de acuerdo a los días de flete pueden llegar para cuando esto ya este firme", explicó al portal La Política Online el consultor en agronegocios y ex agregado agrícola argentino ante la Unión Europea, Gustavo Idígoras.

Este dictamen que se denomina "de hechos esenciales" concluye que existen subsidios a la exportación por parte del estado y en consecuencia fijarían aranceles del 28%

El gobierno argentino tiene 10 días para responder, donde presentará un descargo calificando al fallo como "arbitrario e injustificado".

En consecuencia, de las 4,5 millones de toneladas de capacidad de producción, la industria solo podrá volcar un millón al mercado interno, con el agravante de que las grandes firmas exportadoras tienen prohibido realizar ventas en el ámbito local.

Comparte en Facebook Comparte en Twitter Comparte en Google+ Enviar a un amigo Imprimir esta nota
500 empleos en peligro

Lluvia de desinversiones: se va Iveco, empezará a producir sus camiones en Brasil

La automotriz dejaría la mayoría de sus actividades a partir de noviembre. Anunció un plan de reconversión en el que los camiones sólo se ensamblarán. Medio millar de puestos de trabajo de la planta de Ferreyra están en peligro.