Gobiernan para ricos

Crecen con Macri: 106 familias concentran el 10% de la riqueza en Argentina

Si faltaba algún dato para confirmar la vocación de Cambiemos en gobernar solo para las clases altas, esta es la ratificación. El capital de quienes tienen más de u$s 100 millones en activos líquidos aumentó en 2016.

Crecen con Macri: 106 familias concentran el 10% de la riqueza en Argentina

http://portaldenoticias.com.ar/ // Jueves 15 de junio de 2017 | 14:18

Crece la brecha entre ricos y pobres

Crece la brecha entre ricos y pobres. El creciente consumo de bienes dolarizados confirma que Macri encarna un gobierno para ricos.

Según el informe “Global Wealth” de Boston Consulting Group (BCG), unas 106 familias argentinas concentran casi el 10% de la riqueza privada del país. “El crecimiento de las fortunas familiares fue mayor al 10% el último año, como consecuencia de la revalorización de activos financieros en el exterior más que por la creación de nueva riqueza en el país”, explicó a El Cronista, Jorge Becerra, co-autor del informe.

Por su parte la mayor parte de esas fortunas, casi el 60%, está depositada e invertida fuera del país, situación que no cambio demasiado después del blanqueo dado que gran parte de lo que se declaró no fue repratiado.

A pesar de este aumento de las riquezas personales, Argentina no está entre los países con peor distribución del ingreso. Colombia, Chile y Perú tienen concentraciones mayores dado que las cien familias más ricas concentran más del 15% de la riqueza de estas naciones.

La riqueza privada global creció un 5,3% y América Latina fue la segunda región con más aumento de las fortunas personales (9%). El primer lugar se lo llevó la región de Asia- Pacífico, en donde hubo mayor aumento y en 2017 sobrepasará a Europa occidental y Estados Unidos.

Comparte en Facebook Comparte en Twitter Comparte en Google+ Enviar a un amigo Imprimir esta nota
HOY
LA JUSTICIA ROTA

Algo está podrido en Tribunales

(Por Mario Wainfeld) El juez federal Gustavo Lleral declaró nulas grabaciones con pinchaduras telefónicas y ordenó destruirlas. Habían sido requeridas por su colega Guido Otranto, antecesor en la causa que investiga la muerte violenta de Santiago Maldonado. Otranto, a quien la Cámara desplazó de la tramitación por mala praxis, mandó grabar conversaciones de cuatro personas, entre ellas Sergio Maldonado, el hermano de Santiago.