censurados

Insólito: el Gobierno de Gustavo Posse denuncia a vecinos que reclaman seguridad

En una medida insólita, el gobierno de Gustavo Posse, y particularmente el jefe de seguridad de San Isidro, el subsecretario Federico Suñer, denunció penalmente a vecinos por "hechos de intimidación pública", tras convocar a una marcha para pedir seguridad

Insólito: el Gobierno de Gustavo Posse denuncia a vecinos que reclaman seguridad

Jueves 15 de junio de 2017 | 00:41

Debido a diferentes hechos delictivos que están ocurriendo en el municipio y al miedo que se está viviendo, desde hace varios meses vecinos del barrio están manifestando su preocupación y tomando las vías para poder demostrarlo ante el municipio: organizando reuniones, invitando a funcionarios, y haciendo una marcha pacífica, con el fin de reclamar a las autoridades municipales y provinciales, mayor seguridad.

El pasado 3 de junio, se realizó una movilización en el mástil de San Isidro, y fue a raíz de esta convocatoria que el funcionario municipal decidió denunciar penalmente a una vecina, por el simple hecho de pedir que cuiden a los vecinos.

El Concejal y presidente del Bloque de ConVocación por San Isidro, Manuel Abella afirmó "en lugar de fomentar la participación, el municipio persigue a los vecinos, y en lugar de denunciar a delincuentes, quieren denunciar a una vecina que pide seguridad para su familia.

Es inaceptable que los vecinos seamos censurados, cuando queremos participar y tener la oportunidad de vivir como nos merecemos”.

Fuente: (www.zonanortediario.com.ar)

Comparte en Facebook Comparte en Twitter Comparte en Google+ Enviar a un amigo Imprimir esta nota
HOY
LA JUSTICIA ROTA

Algo está podrido en Tribunales

(Por Mario Wainfeld) El juez federal Gustavo Lleral declaró nulas grabaciones con pinchaduras telefónicas y ordenó destruirlas. Habían sido requeridas por su colega Guido Otranto, antecesor en la causa que investiga la muerte violenta de Santiago Maldonado. Otranto, a quien la Cámara desplazó de la tramitación por mala praxis, mandó grabar conversaciones de cuatro personas, entre ellas Sergio Maldonado, el hermano de Santiago.