GUILLERMO NIELSEN

El nuevo asesor de Massa, autor de una cláusula para pagar más deuda

Cuando el flamante asesor de Massa era secretario de Finanzas, creó una clausula para pagar más deuda si Argentina crecía por encima del 3,22%. Pero el nuevo cálculo del PBI evitó el pago. Ahora Nielsen propuso que el gobierno se endeude por 20.000 millones para llegar a una salida pacífica con los buitres.

El nuevo asesor de Massa, autor de una cláusula para pagar más deuda

Andrés Brown - Redacción En Orsai // Lunes 29 de septiembre de 2014 | 15:08

La Argentina hoy debería estar buscando entre U$S 15.000 y U$S 20.,000 millones de dólares para que esta administración entregue pacífica y sensatamente el gobierno

 

El economista Guillermo Nielsen, recientemente incorporado al Frente Renovador que conduce Sergio Massa, afirmó hoy que el gobierno nacional "debería endeudarse en U$S 20.000 millones" si pretende tener "una salida pacífica" en diciembre de 2015.
Nielsen también consideró que "el gran error del Gobierno es no haberse avenido a lo que dispuso" el juez federal de Nueva York Thomas Griesa de pagar lo que reclaman los fondos buitre, porque, según explicó, esas "son las reglas de juego" de los mercados financieros.
"Uno tiene que bailar lo que se baila en ese mercado. Son las reglas del juego", remarcó Nielsen, quien asimismo sostuvo que "Argentina tiene que volver al mercado internacional, a la normalidad".
Al respecto, afirmó a las radios Latina y La Red que "la Argentina hoy debería estar buscando entre U$S 15.000 y U$S 20.,000 millones de dólares para que esta administración entregue pacífica y sensatamente el gobierno".
Consultado sobre si en caso de que la Argentina no obtenga financiamiento no habrá una 'salida pacífica' a fines del año próximo, el asesor de Massa respondió: "Me temo que no. Fíjense en los indicadores del nivel de actividad: pésimos. La economía va a seguir barranca abajo".
También aseguró que el próximo gobierno deberá "salir a reestructurar nuevamente la deuda" pública, porque afirmó que "acá se está dejando la deuda defaulteada".
"Lamentablemente fue en términos económicos y financieros el gran error estratégico del Gobierno haber entrado en default, no haberse avenido a lo que dispuso Griesa", afirmó Nielsen, quien sostuvo que "hay que sentarse con el juez, negociar, hablar y respetarlo".
A su criterio, "hay que ponerse de acuerdo, hacer un depósito judicial de una parte del monto que se está reclamando y arreglar en enero", y consideró que "eso es muy sencillo".
El economista opinó que "si está la cláusula RUFO (que impide pagarle a un acreedor más que lo que se pautó en los canjes de deuda) lo que se hace es buscar un efecto suspensivo" de la misma.
En ese sentido, indicó que "se hace un depósito de U$S 400 ó U$S 500 millones en el juzgado de Griesa y se pone de acuerdo que esto lo resuelve en enero".
El economista también se refirió al contrapunto con el gobierno alemán, cuyo ministro de Finanzas, Wolfgang Schauble, sostuvo que "en la Argentina insultan a los fondos y los llaman buitres, pero la causa del problema es la propia Argentina. Ha vivido durante décadas por encima de sus posibilidades, no paga sus deudas y está por eso casi aislada del tráfico internacional de pagos".
Al respecto, Nielsen consideró que "son increíbles estas cuestiones contra Alemania por la opinión de un ministro", y añadió que "es insólito; el mundo no es un enemigo".

El economista Guillermo Nielsen, recientemente incorporado al Frente Renovador que conduce Sergio Massa, afirmó hoy que el gobierno nacional "debería endeudarse en U$S 20.000 millones" si pretende tener "una salida pacífica" en diciembre de 2015.

Nielsen también consideró que "el gran error del Gobierno es no haberse avenido a lo que dispuso" el juez federal de Nueva York Thomas Griesa de pagar lo que reclaman los fondos buitre, porque, según explicó, esas "son las reglas de juego" de los mercados financieros.

Al respecto, afirmó a las radios Latina y La Red que "la Argentina hoy debería estar buscando entre U$S 15.000 y U$S 20.,000 millones de dólares para que esta administración entregue pacífica y sensatamente el gobierno".

Consultado sobre si en caso de que la Argentina no obtenga financiamiento no habrá una 'salida pacífica' a fines del año próximo, el asesor de Massa respondió: "Me temo que no. Fíjense en los indicadores del nivel de actividad: pésimos. La economía va a seguir barranca abajo".

"Lamentablemente fue en términos económicos y financieros el gran error estratégico del Gobierno haber entrado en default, no haberse avenido a lo que dispuso Griesa", afirmó Nielsen, quien sostuvo que "hay que sentarse con el juez, negociar, hablar y respetarlo".

A su criterio, "hay que ponerse de acuerdo, hacer un depósito judicial de una parte del monto que se está reclamando y arreglar en enero", y consideró que "eso es muy sencillo".

En ese sentido, indicó que "se hace un depósito de U$S 400 ó U$S 500 millones en el juzgado de Griesa y se pone de acuerdo que esto lo resuelve en enero".

 

Puerta giratoria

En 2005, junto a su entonces jefe, el ministro de Economía Roberto Lavagna, Nielsen cometió una acción que luego fue leída como error financiero: adicionar el Cupón PBI en la oferta de canje de la deuda en default.

El cupón PBI diseñado por la dupla Lavagna-Nielsen pagaba una determinada cantidad de dinero cada año, sólo si el año anterior el PBI crecía más que un determinado porcentaje (3,22 por ciento).

El pago no es una suma fija, sino el acumulado de crecimiento del PBI a lo largo de los años en que supera el porcentaje. Así el aumento de esos pagos se vuelve exponencial.

Pero, tras un cambio estadístico en el cálculo del PBI instaurado por el gobierno, la Argentina quedó exonerada de pagar u$s3.500 millones por el cupón del PBI.

Nielsen, sin embargo, volvió a la escena en calidad de firme defensor de pagar ese monto. El ex embajador en Alemania y actual asesor massista sostuvo que pese al cambio de base en el cálculo, igual habrá que pagar esa carga millonaria a fin de este año.

Para Nielsen, lo que hizo la Argentina (evitarse pagar un plus que él mismo había instaurado) es una especie de estafa que expone al país a ser objeto de litigios.

"El Gobierno debería negociar voluntariamente el canje del cupón por un cierto pago al contado y por otros bonos. El resultado no puede ser otro juicio con los fondos buitre", argumentó Nielsen.

Paradójicamente, la postura de Nielsen no tuvo el acompañamiento de sus colegas de la city, que más bien refutaron esa posición. La explicación técnica es que muchos de ellos no acumulan en su cartera de inversión el Cupón PBI y sí bonos de deuda.

Comparte en Facebook Comparte en Twitter Comparte en Google+ Enviar a un amigo Imprimir esta nota
Ajustado

Macri lo hizo: en tres años se redujeron casi 50% las becas del Progresar

Según un estudio del Centro de Economía Política Argentina (CEPA), la cantidad de jóvenes dentro del programa Progresar se redujo sensiblemente desde 2018. Respecto a 2015 la caída fue del 42%.

HOY
Escándalo

La empresa de subte de la Ciudad admitió que sabía del material cancerígeno

Un informe de publicado por CNN argentina reveló que la noticia que se conoció en 2018, sobre el asbesto en el material rodante del subte comprado a España, tenía la advertencia. Hay varios trabajadores que fueron diagnosticados con enfermedades.