La casa Común

La Sociedad de Consumo, del ser y del tener al desafío de reconstruir una Comunidad solidaria para lograr una sociedad más justa e igualitaria

La visión de la vida expresada en una sociedad de consumo donde el valor más destacado es el de tener por sobre el ser, está devastando al planeta.

La Sociedad de Consumo, del ser y del tener al desafío de reconstruir una Comunidad solidaria para lograr una sociedad más justa e igualitaria

Viernes 23 de octubre de 2020 | 08:04

(Por Ricardo Guaglianone) Las llamadas sociedades desarrolladas están dispuestas a sacrificar cualquier límite moral o ético a fin de mantener los niveles de opulencia actuales, a pesar de las crisis sufridas que evidencian el fracaso de los modelos económicos de especulación financiera y de producción de lucro sin importar cómo.

Los recursos del planeta son limitados, por lo tanto, la fórmula sabida hasta el hartazgo es cada vez más cierta y se muestra con una evidencia avasallante: para que pocos tengan mucho es necesario que los muchos tengan poco o nada.

Mil millones de seres humanos en el mundo no tienen la posibilidad de comer un puñado de arroz o tomar un poco de agua medianamente limpia, mientras se gastan cifras siderales en guerras coloniales a fin de tomar el control de los recursos naturales de los países más débiles.

El planeta está colapsado por una política predadora e irracional de la naturaleza que causa desequilibrios irreparables a los ecosistemas. El efecto invernadero con el agujero de ozono, la basura en los mares, la putrefacción de los ríos provocada por los desechos industriales, el aire venenoso de las grandes urbes, la extinción de cientos de especies animales, la tala indiscriminada de bosques milenarios, el sufrimiento y el atropello de naciones enteras por los poderosos, es un precio demasiado elevado que paga el mundo para sostener el despilfarro de un reducido grupo de individuos que habitan en los países más opulentos, que consumen el 80% de los bienes producidos en todo el planeta.

Se necesita, para equilibrar nuestro mundo y por la dignidad de los pueblos oprimidos, cambiar la filosofía que justifica esta situación, dejar de lado la indiferencia y no olvidar que todos los seres humanos somos iguales.

La Naturaleza existe como sustento para todos los que habitan la Tierra, es simplemente criminal que se margine hasta niveles infrahumanos a cada vez más cantidad de gente para que los poderosos mantengan sus privilegios.

Los líderes mundiales y los dirigentes económicos miran siempre para otro lado cuando se trata de ver las injusticias que sufren los pueblos y están dispuestos a justificar la situación a veces de forma incomprensible para el sentido común.

Estas teorías que alientan prácticas predadoras de la naturaleza y políticas de exclusión profundamente martirizantes hacia los seres humanos, ha convertido al mundo en un lugar hostil para miles de millones de personas.

Depende de los pueblos oprimidos, sojuzgados, esquilmados, depende de los seres sensibles, sostener una resistencia pacífica, amorosa y activa, para corregir un rumbo que nos lleva al abismo.

El primer paso a lograr es reconstruir el sentido de comunidad solidaria y trabajar para lograr una sociedad más justa e igualitaria, comenzando en cada pequeño lugar donde estemos desarrollando nuestra vida, revisando y alimentando el crecimiento interior para lograr ser, junto a otros y compartiendo con otros, mejores seres humanos al servicio de una causa que incluya socialmente a todos y todas, con una perspectiva básica, de igualdad y dignidad.

Para lograr esta situación en la vida real del pueblo, también hace falta un estado fuerte y solidario, que tenga la convicción de que ese objetivo es su razón de ser.

Comparte en Facebook Comparte en Twitter Comparte en Google+ Enviar a un amigo Imprimir esta nota
Nepotismo Pro

La ministra Acuña metió a 25 docentes acomodados: uno de ellos es el hermano de María Eugenia Vidal

La cartera educativa porteña designó a dedo 25 cargos docentes interinos para programas bajo dependencia de la Dirección de Escuela Abierta. En dicha lista se encuentra Nicolás Cascallares Vidal, hermano de la ex gobernadora de la Provincia. Desde el gremio docente UTE…

HOY
opinión

La despedida de Diego y la policía de Horacio

(Por Gastón Garriga)* Una sensación quedó flotando en el aire, entre la gente. Diego se merecía una despedida más prolongada, o nosotros nos merecíamos despedirlo a él, en un funeral de tres días, como el de Evita en el 52, el de Perón en el 74 o el de Néstor hace justo una década.