Ricardo Ragendorfer

Aseguran que “Patricia Bullrich está en zona de riesgo penal”

El periodista, autor de la biografía no autorizada “Patricia. De la lucha armada a la seguridad”, habló con Infonews sobre su investigación sobre la ex funcionaria y expresó: “Sus únicas convicciones son la acumulación de poder, el alpinismo político y situarse siempre al lado del ganado oportuno”.

Aseguran que “Patricia Bullrich está en zona de riesgo penal”

Gonzalo Magliano / infonews.com // Miercoles 25 de diciembre de 2019 | 21:33

El periodista, autor de la biografía no autorizada “Patricia. De la lucha armada a la seguridad”, habló con Infonews sobre su investigación sobre la ex funcionaria y expresó: “Sus únicas convicciones son la acumulación de poder, el alpinismo político y situarse siempre al lado del ganado oportuno”.

Patricia Bullrich volvió recargada. En su primera aparición pública desde que dejó el Ministerio de Seguridad, lanzó munición gruesa contra el proyecto de ley de Solidaridad Social que envió el gobierno. “¡Cambiaron República por Monarquía! Pretenden delegarle al presidente toda la actividad del Congreso de la Nación”, vociferó en su cuenta de twitter.

Infonews habló con Ricardo Ragendorfer, autor de la biografía no autorizada “Patricia. De la lucha armada a la seguridad” (Planeta, 2019), para entender a una figura clave de la derecha argentina que, según él, “está en una zona de riesgo penal”.

Ragendorfer llega al Café Caracol de San Telmo a las 12 en punto, la hora pactada para la entrevista. Entra seguro y tranquilo. Conoce el lugar. Vive en el barrio hace más de diez años. Está vestido con un jean y una camisa gris con dos bolsillos a la altura del pecho. En el medio tiene colgado unos anteojos negros.

Cuando le propusieron escribir la biografía de Patricia Bullrich no le entusiasmó mucho. No era una figura de su agrado. Sin embargo, al poco tiempo sintió que era “un libro terriblemente actual ya que abordaba una serie de hechos y circunstancias que estaban sucediendo mientras yo las estaba escribiendo y esos hechos no eran sino el aspecto más extremo y hasta criminal del macrismo que es su política de seguridad”.

Sus definiciones sobre la ex ministra son lapidarias. “Sus únicas convicciones son la acumulación de poder, el alpinismo político y situarse siempre al lado del ganado oportuno”, dice para explicar un camino político que empezó en Montoneros, de la mano de Rodolfo Galimberti, y terminó en Mauricio Macri, el presidente más ubicado a la derecha desde la vuelta a la democracia.

Si tenemos en cuenta la actualidad política, parece que el libro Patricia va renovando su valor y vigencia. Por un lado, la ex ministra de Seguridad fue elegida por Mauricio Macri para ser la próxima presidenta del PRO cuando se renueven autoridades partidarias en febrero próximo. Para ella este cargo representa "un honor y una enorme responsabilidad". Pero no es el único motivo. Ahora empiezan a moverse diversas causas judiciales en su contra.

 

“Está hasta las manos”, afirma, sin titubear, Ragendorfer. “Yo pienso que está en una zona de riesgo penal. La causa más jodida que tiene es el tema de D'Alessio. Vos le preguntás a la mina, [y dice] ‘no, me lo presentaron una vez y me dí cuenta que era un loquito y no le dí más bola’. D'Alessio era una pieza importantísima en la estructura inorgánica del Ministerio [de Seguridad]. Él le tiró todos los casos importantes que tuvo, la entrega negociada de Pérez Corradi, los operativos antidroga, lo de [Juan José] Gómez Centurión, etc. Todo era D’Alessio”, asegura el periodista mientras revuelve su café.

Estas causas revelan algunas de las tantas facetas de, probablemente, la gestión en Seguridad más oscura y represiva desde 1983.

Pocos días antes de dejar el cargo, Patricia Bullrich recibió un obsequio de parte de Gendarmería. Era un sable que tenía grabado en su estuche una frase escalofriante de la propia ministra: "No voy a cometer la injusticia de tirar un gendarme por la ventana para sacarme responsabilidades, me la banco yo". La había dicho en 2017 para defender a la fuerza de seguridad acusada de ser la responsable de la desaparición de Santiago Maldonado.

La cultura de la represión

Ragendorfer es un referente de la crónica policial y del periodismo narrativo. Tanto en sus libros La Bonaerense (escrito con Carlos Dutil en 1997), y La Bonaerense 2. La secta del gatillo (2002), como en sus notas publicadas en diferentes medios describió los mundos oscuros y entrecruzados del hampa y la corrupción policial. Por eso, no duda en advertir los peligros para las democracias que representan hoy las fuerzas de seguridad. En especial, señala como un gran riesgo el autogobierno de las policías. Un autogobierno que fue fortalecido como nunca por Patricia Bullrich.

“Su defensa a ultranza de las fuerzas de seguridad, la doctrina Chocobar, su romance con la Gendarmería, etc, están depositados en un pacto, que no es la primera que lo hace, lo vienen haciendo todos, que es demagogia punitiva a cambio de vista gorda de los negocios”, afirma Ragendorfer.

“Acá son la mafia”, asegura, de nuevo, sin titubear. “Si en la mayoría de los países la policía representa un problema, en la Argentina representa dos. Por un lado, puede llegar a ser una fuerza desestabilizadora y por otra parte, ser una asociación ilícita. Son un Estado dentro del Estado”, agrega.

Otro de los legados de Bullrich se relaciona con la comunicación, una de las virtudes del ex gobierno de Cambiemos.

“El macrismo, es decir Patricia Bullrich, le agrega a ese estado de cosas otra vuelta de tuerca que es la represión como cuestión de marketing, o sea la mina se avivó que a un gran sector, que podríamos llamar la ‘parte sana’ de la población, le gusta la represión y, bueno, ella se debe a su público, ese es el legado que dejó. La cultura de la represión”, señala.

Clases de personas

Patán, como le dicen sus amigxs y colegas cercanxs, tiene gestos austeros. Cuando piensa una respuesta mira hacia la calle, sin que sus ojos claros se detengan en ningún punto. Cuando revela algunas de las trapisondas de la ex ministra sonríe sutilmente. Tiene 62 años y ha investigado a personas nefastas del hampa, de la corrupción policial y a genocidas (NdR: en 2016 publicó Los doblados sobre el temible Batallón de Inteligencia 601 que funcionó durante la última dictadura). No piensa en los riesgos. Es un poco negador, dice. Quizás por eso habla con naturalidad de los secretos más oscuros de Bullrich.

“Es una de esas figuras políticas de segunda línea colonizada por la embajada norteamericana, tiene un marido que se dedica a hacer lobby para comprar parafernalia bélica y policial, etc, etc”, cuenta Ragendorfer y lo menciona como uno de los puntos a favor que tuvo al momento de ser elegida como ministra.

Cuando le preguntan cómo es Patricia Bullrich, Patán suele citar a Kurt von Hammerstein, jefe del ejército alemán en 1933 y el único militar de alto mando que se opuso al ascenso de Hitler.

El general alemán solía decir que tanto en el ejército como en la función pública hay cuatro clases de personas: los inteligentes, los trabajadores, los vagos y los tontos. Pero agregaba que cada una de esas cualidades es concurrente con alguna otra. La mejor combinación es ser inteligente y trabajador. No obstante, aclaraba que no se puede desdeñar de los vagos e inteligentes porque tienen la claridad mental suficiente como para delegar tareas.

Ragendorfer hace una pausa breve en la explicación. Mira a los ojos, sonríe y su bigote toma la forma de un tobogán. “En los que nada se puede confiar es en los que son trabajadores y a la vez tontos porque esos son capaces de cometer las más grandes calamidades, no sé si me explico”, afirma.

Comparte en Facebook Comparte en Twitter Comparte en Google+ Enviar a un amigo Imprimir esta nota
buena noticia

Vuelve el Grandote: la fábrica de los alfajores producirá nuevamente dirigida por sus trabajadores

La planta está en el partido bonaerense de La Matanza. Había cerrado y acumulado una fuerte deuda salarial. Los empleados consiguieron la habilitación nacional para volver al ruedo en forma autogestiva al cabo de larga lucha por mantener sus puestos laborales

despilfarro pro

A Larreta no le cierran las cuentas: Impuestazo, recortes en salud, seguridad y paritarias a la baja

El presupuesto 2021 de Larreta está al rojo vivo. Por ese motivo se suspenderán obras públicas, habrá reducción del servicio de recolección de residuos, del mantenimiento hospitalario, del espacio público y espacios verdes. Se impondrá un impuestazo a las compras con tarjetas de crédito, impuestos financieros y se endeudará a la ciudad con una emisión de bonos para pago de proveedores. En el presupuesto también se calcula una paritaria a los trabajadores que pierde poder adquisitivo frente a la inflación.

HOY
sorpresa

Reconocimiento del FMI a la carta de los senadores: el crédito al Gobierno de Cambiemos se alejó a los estándares de la entidad

El reconocimiento sorprendió, gratamente, a los funcionarios argentinos que escuchaban a los visitantes. Uno de los integrantes del equipo técnico del Fondo Monetario Internacional (FMI) que protagonizan las negociaciones para cerrar la “Carta de Intención” de un futuro acuerdo con la Argentina, hablaba con un funcionario local sobre los planes de pago y envió un mensaje curioso sobre el stand by vigente.