PULSEADA

Acumular reservas, prioridad para Economía y el Central

Sin subir las tasas, el Gobierno logró calmar al mercado cambiario y así el Banco Central pudo comprar 120 millones de dólares el viernes. Crucial gestión de Kicillof en París.

Capitanich, Kicillof y Fabrega, con representantes de los exportadores de aceite.

Capitanich, Kicillof y Fabrega, con representantes de los exportadores de aceite.


Luis María Galo // Sábado 24 de mayo de 2014 | 22:27

La prioridad es clara: acumular reservas en el Banco Central en estos meses de liquidación de cosecha gruesa para preservar la calma en el mercado cambiario, y de esa manera mantener a raya la inflación. La semana pasada el Ministerio de Economía y el Banco Central desplegaron casi toda su artillería en pos del objetivo: pisar importaciones, vender bonos del Estado, tolerar micro devaluaciones, entre otras (no se subió la tasa de interés, sabiamente, para no crear más tendencias recesivas). Como resultado, el viernes el BCRA pudo comprar 160 millones de dólares y las reservas superaron los u$s 28.500 millones de dólares.

 


La estrategia de cirujano se completa con el esfuerzo que Axel Kicillof hará las próximas horas en la capital de Francia para cerrar un acuerdo con el Club de París, una entidad que agrupa a los países desarrollados, a los que la Argentina debe unos 8.500 millones de dólares. En 2001 se declaró el default. El gobierno de Cristina retomó las negociaciones para superar esa irregularidad que traba la llegada de inversiones extranjeras, que es lo mismo decir, de dólares. Hay una dificultad en el medio: los estatutos determinan que el Fondo Monetario Internacional, debe supervisar el proceso, lo cual resulta inaceptable para la Argentina, pues ya se sabe lo que demandan aquellos fieros guardianes de la ortodoxia económica.

 

En rigor de verdad, la semana pasada fue bastante nerviosa. En el mercado clandestino, el dólar superó los 12 pesos. ¿Causas? Menor oferta de divisas. Los chacareros han limitado drásticamente la venta de su cosecha este año a los exportadores y al mercado interno (algunas fuentes lo cifran en un 30%) por dos razones: las intensas lluvias otoñales complicaron la zafra y por otro lado los productores han profundizado una conducta lógica pero contraria al bien común: ahorrar en granos, es decir acopian en silos-bolsa el maíz y la soja, con la convicción de que el peso se seguirá depreciándose y así incrementarán su tasa de ganancia. Mal negocio para el país, al menos si vendieran y colocaran la plata en plazo fijo (los bancos están dando un 25% anual, no es poco) se fomentaría el crédito.

 


Así las cosas, el Gobierno está obligado a usar todo sus esfuerzos y a dilapidar ingentes energías para que el mercado cambiario no se lleve puesto a la economía productiva. El margen de maniobra es acotado pero con una inflación alta aunque en descenso y un tipo de cambio estable con minidevaluaciones correctivas, el 2014 se iría encausando. Conforme los incrementos de salarios y de la AUH ensanchen la demanda, se retomaría el crecimiento y la creación de empleo. Pero para ello se necesita un dólar tranquilo, es decir en los niveles actuales, deslizándose lentamente para que no haya atraso cambiario. Es fundamental morigerar, entonces, las expectativas de devaluación no del hombre común sino de esos agentes económicos, hipersensibles, que tienen capacidad para hacer daño. Una gestión exitosa de Kicillof en París vendría como anillo al dedo.

 

Vale recordar, que el segundo gran frente de batalla estratégico de la Argentina es el energético. Recuperar el autoabastecimiento -una meta fácilmente alcanzable para un país con una naturaleza tan generosa como el nuestro- resulta imprescindible si se desea terminar con esa sangría de dólares que complica toda la marcha de la economía. El déficit energético supera hoy los diez mil millones de dólares. Imaginate si este rojo no existiría. Sobrarían los verdes. Bueno, YPF y el Ministerio de Infraestructura están en eso. Vaca Muerta es una bendición. Si sigue atrayendo capitales, una parte del problema cambiario se irá resolviendo.

Comparte en Facebook Comparte en Twitter Comparte en Google+ Enviar a un amigo Imprimir esta nota
HOY
SIEMPRE IGUAL

La derecha junto a los militares dan un golpe de estado en Perú

Destituyeron al presidente Pedro Castillo, quedó detenido y asumirá su vicepresidenta. El mandatario había disuelto al Congreso y llamado a un gobierno de excepción pero las Fuerzas Armadas lo desconocieron quedando de esta manera consumado el golpe de estado.