TODAS LAS PRUEBAS

El agente Luis "Pirincho": empleados del Estado al servicio de un programa de TV conducido por Majul

El periodista de La Cornisa está vinculado a la banda espía ilegal que montó Mauricio Macri desde la Agencia Federal de Inteligencia. Los espías dirigidos por Alan Ruiz trabajaron, investigaron e hicieron seguimientos para que el periodista pudiera montar una operación en su programa por el episodio de los carteles contra su esposa en la vía pública. También hubo participación del Ministerio de Seguridad porteño y de la Policía Federal Argentina. Mirá las pruebas exclusivas a las que accedió la producción de ADN PERIODISMO FEDERAL.

El agente Luis

adnweb.com.ar // Viernes 26 de junio de 2020 | 07:47

Luis Majúl fue uno de los operadores preferidos del macrismo. Disfrazado de periodista, utilizaban su programa para difundir todo tipo de información falsa.

Su programa fue una herramienta del lawfare, la arista mediática de la práctica judicial fraudulenta sin la cual no es posible que resulte exitosa.

Por su programa desfilan periódicamente el delincuente confeso Leonardo Fariña y la exministra Patricia Bullrich, muy vinculada al Jefe de Operaciones Especiales de la banda espía de la AFI, Alan Ruiz, recientemente detenido.

"En América todos sabíamos quién era Pirincho"

El 20 de octubre de 2018, en la Ciudad de Buenos Aires aparecían carteles que vinculaban a la esposa del periodista macrista con Julio Conte Grand y Gabriela Michetti. Esto, aparentemente, enfadó mucho a “Pirincho”, como se lo conoce a Luis Majúl en los círculos de inteligencia.

A los pocos días aseguraba tener pruebas de quiénes eran los responsables. Felicitaba y se vanagloriaba de los esfuerzos de producción de su equipo de investigación periodística.

El 28 de octubre y el 4 de noviembre emitía en su programa las supuestas “pruebas” y cargaba contra Pablo Moyano y “Topo” Devoto. Sin embargo, desde un primer momento resultaba todo muy sospechoso. Decía poseer cerca de 100 videos de distintas cámaras que probaban lo que decía.

EL TIRO POR LA CULATA  Luis Majul con pánico de que hagan públicos sus chats, como el le hacía a Cristina

¿Cómo alguien podría conseguir semejante cantidad de material en tan poco tiempo? El periodista argumentó que eran videos enviados por vecinos de la Ciudad de Buenos Aires. Gente indignada y “cansada de la mafia”.

La explicación sonaba del todo increíble, aunque podría ser algo perfectamente posible para alguien que de pura casualidad se encontró con escuchas de la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner “un domingo a la mañana mientras corría por los bosques de Palermo”.

Mirá la explicación de Tomás Méndez

En realidad, lo cierto es que Majúl estaba vinculado a la enorme red de espionaje ilegal que ahora comienza a descubrirse y que funcionó bajo las órdenes y caprichos de Mauricio Macri.

No sólo la Agencia Federal de Inteligencia, sino también altos funcionarios del Ministerio de Seguridad de la Ciudad de Buenos Aires y la Policía Federal trabajaron para su programa.

No había tal equipo de producción. No había tal solidaridad de los vecinos. Era el aparato estatal pagado con nuestros impuestos los que le servían de informantes al operador mediático.

La producción de ADN PERIODISMO FEDERAL pudo acceder a material exclusivo de la causa de espionaje proveniente del celular de Leandro Araque, uno de los policías imputados. Se trata de mensajes del grupo “Super Mario Bros”, el grupo de WhatsApp que era utilizado por la banda espía comandada por Alan Ruiz para comunicarse.

En ese mismo grupo participan varios de los agentes que estuvieron involucrados en los espionajes a Cristina Kirchner y Diego Santilli, entre otros.

En los mensajes se puede apreciar cómo la banda trabajaba esforzándose con el objetivo de proveer material para la emisión del programa La Cornisa.

Mensajes en el grupo “Super Mario Bros” de la banda espía. Se establece el objetivo de encontrar material que será publicado en La Cornisa.

Los agentes de envían las fotos de los carteles pegados en la vía pública.

La banda intenta averiguar quién imprimió los carteles.

La AFI, a través de fondos públicos, pagó un Dateas para tener acceso a la información de la cooperativa que imprimió los carteles.

Vinculan a Bregman y Del Caño con los carteles.

Según consta en algunos de los mensajes, Luis Majúl contaba incluso con la complicidad del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. El ex ministro de Seguridad porteño, Martín Ocampo, habría editado los videos para entregárselos personalmente a Luis Majúl y que pueda difundirlos el domingo 28 de octubre.

Los espías implican a Martín Ocampo, ministro de Seguridad de la Ciudad de Buenos Aires.

Mediante el grupo compartían archivos e informes para Luis Majúl.

La banda de la AFI disponía de todas las herramientas. Entre otras cosas, tenía acceso al Centro de Monitoreo Urbano ubicado en el barrio porteño de Chacarita.

Desde allí se pueden obtener grabaciones de las más de 7.500 cámaras ubicadas en la Ciudad de Buenos Aires. Claro, no eran los vecinos. Era el aparato del Estado al servicio de la mafia del espionaje.

Desde el CMU realizaron un seguimiento a las camionetas que colocaron los afiches.

Seguimientos desde el Centro de Monitoreo Urbano.

La banda espía intenta identificar la camioneta blanca que aparecerá en el programa de Luis Majúl. Utilizan las cámaras de seguridad de los edificios lindantes y del CMU.

La banda espía intenta identificar la camioneta blanca que aparecerá en el programa de Luis Majúl. Utilizan las cámaras de seguridad de los edificios lindantes y del CMU.

Dispuestos a identificar la camioneta y a cumplir con el objetivo para armar el escándalo mediático, la banda solicitó grabaciones de la Policía Federal Argentina.

Los “Super Mario Bros” contaban con acceso a las cámaras de vigilancia de la PFA.

El jefe de la banda, Alan Ruiz, felicita a los espías por las tareas de seguimiento a través de grabaciones de vigilancia del CMU.

Los espías trabajaban para la edición del programa del día 4 de noviembre de 2018.

Trabajo en conjunto con la Policía Federal Argentina.

Finalmente, durante las emisiones de los programas, los espías se reían de la farsa del periodista y bromeaban acerca del verdadero origen del material que Majúl estaba difundiendo.

A su vez, también se deja a entender que había miembros de la banda ilegal presentes en el estudio de filmación mientras se realizaba el programa. ¿Estaban controlando lo que decía Luis Majúl?

Comparte en Facebook Comparte en Twitter Comparte en Google+ Enviar a un amigo Imprimir esta nota
"odiadores seriales"

Solidaridad de funcionarios, dirigentes y periodistas con trabajadores de C5N agredidos

Funcionarios, gobernadores, legisladores, dirigentes políticos, periodistas, entidades y espacios políticos coincidieron hoy en expresar su repudio a los ataques sufridos por periodistas que realizaban la cobertura de las protestas en el Obelisco en rechazo del aislamiento…

HOY
Caso vicentin

Piden la inhibición de bienes de González Fraga y Llach por los escandalosos préstamos del Banco Nación

La medida también alcanza a otros funcionarios de la entidad bancaria. El Ministerio Público Fiscal (MPF) investiga posibles irregularidades en el otorgamiento de millonarios créditos en moneda extranjera a las firmas Vicentin y Algodonera Avellaneda.