CONICET:

Camino a reconstruir un país de Todxs

A principios de este mes y luego de la victoria del Frente de Todxs, los medios que apostaban a una nueva victoria de la gestión cambiemita (y que claramente tenían grandes intereses en juego) se hicieron un festín criticando los distintos carteles en los cuales aparecía el logo del Consejo

Camino a reconstruir un país de Todxs

Agencia Timón // Domingo 01 de diciembre de 2019 | 09:17

Por Jonatan Pérez*  Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET), bajo el lema “Ahora el país de Todxs”. Pero ¿Qué fue del CONICET en estos 4 años de gestión de Mauricio Macri?

La victoria de la fórmula Fernández-Fernández fue un duro revés para los medios hegemónicos de nuestro país, los cuales se agarraron de lo que pudieron para desprestigiar y deslegitimar el triunfo del Frente de Todxs.

Uno de los puntos claves en los cuales hicieron un gran enfoque fue en la propaganda distribuida tras la victoria, específicamente en el cartel en el cual aparecía el logo del CONICET. Con la idea de mantener a este como algo apolítico (cosa imposible siendo que es uno de los organismos más importantes del Estado), tanto los medios como distintos científicxs partidarixs salieron a criticar indignadxs.

Una de las opiniones que más revuelo generó fue la de la científica Sandra Pitta a través de Twitter. Pitta no solo es reconocida por su apoyo a la gestión de Cambiemos sino también por haber tenido un fuerte cruce con Alberto Fernández a través de esta red social.

(Link twitter: https://twitter.com/spitta1969/status/1189841022504845313ref_src=twsrc%5Etfw%7Ctwcamp%5Etweetembed%7Ctwterm%5E1189841022504845313&ref_url=https%3A%2F%2Felintransigente.com%2Fpolitica%2F2019%2F10%2F31%2Fel-frente-de-todos-lanzo-un-afiche-del-conicet-y-genero-polemica-en-redes%2F )

En dichos tweets, la científica lanzó frases muy fuertes en contra tanto del Frente de Todxs como de lo que supo ser el Kirchnerismo, alegando que había una “flagrante violación a la libertad de expresión”.

“CONICET es un organismo de excelencia y ustedes nos están arrastrando en el lodo. Los responsabilizo”. Expresaba Pitta a través de esta red social, en donde las críticas fueron tanto al Frente de Todxs como a sus compañerxs Kirchneristas.

Este descargo queda muy chico y hace foco en algo que no es tan grave como lo que le hizo la gestión de Mauricio Macri a lxs científicxs argentinxs que formaban parte de este

organismo, los cuales podemos resumir en dos puntos clave para el desfinanciamiento que sufrieron las ciencias en nuestro país: el fuerte recorte presupuestario y el paso del hoy ex Ministerio de Ciencia y Tecnología a Secretaría.

En términos reales, el recorte presupuestario durante esta gestión fue de un 40% donde los más afectados fueron los administrativos y los becarios. El empobrecimiento de los estipendios de estos últimos, la escasez de subsidios a los grupos de investigación y el hecho de que no cuentan con los derechos laborales básicos (están prácticamente precarizados) desencadenaron un gran retroceso para la ciencia. Tras las dificultades para obtener un doctorado o postdoctorado muchos optan por buscar opciones por fuera de nuestro país, causando así una nueva fuga de cerebros.

El paso de Ministerio a Secretaría de Ciencia y Tecnología denota el poco interés que la gestión de Mauricio Macri le da a lxs cientificxs argentinxs, pero no hizo que la lucha cese.

Dos de los puntos fuertes de ésta fueron la toma del hoy ex Ministerio, por los recortes al CONICET en el año 2016, y el acampe de lxs trabajadorxs del Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) por los despidos masivos a principios de 2018.

Por un lado, en la toma del Ministerio de Ciencia y Tecnología se logró un triunfo de manera parcial ya que lxs investigadores expulsadxs fueron incorporadxs a distintas universidades nacionales; mientras que el acampe del INTI no logró más que algunas reincorporaciones aisladas por la vía judicial.

Un dato no menor a tener en cuenta es el hecho de que en el año 2017 las elecciones legislativas dejaron mejor posicionada a la gestión de Cambiemos. Esto fue clave para que el oficialismo pudiera llevar adelante estas políticas de ajuste y precarización.

Estas fueron algunas de las formas en las que lxs científicxs argentinxs lucharon por los derechos adquiridos durante la década ganada, en la cual las ciencias tuvieron un papel por demás importante no sólo en la repatriación de científicxs sino también en lo que supo ser el lanzamiento de los ARSAT I y II, algo histórico a nivel latinoamericano. Hecho que el macrismo también se encargó de destruir.

La comunidad científica que fue participe en esta lucha no se mantuvo al margen de las críticas al Frente de Todxs, mucho menos luego de que, tras la derrota en las elecciones, la gestión de Mauricio Macri no haya cesado en su accionar suspendiendo hasta fin de año los proyectos de cooperación e intercambio científico con otros países.

Por un lado para la vicedirectora de CONICET Rosario, Cristina Carrillo, el triunfo del Frente de Todxs genera esperanza para la comunidad científica. “En el gobierno anterior la ciencia y la técnica fue la nave insignia, con la creación del Ministerio. Esperamos que eso vuelva a ser así, con mejores proyectos y planes. Es una esperanza que tenemos y en la que trabajaremos todxs juntxs. Sabemos que ciencia y técnica no es lo más urgente en el contexto de crisis pero creemos que se puede trabajar en revertir todo lo que se ha perdido en estos casi 4 años”, y agregó que “es muy difícil remontar en ciencia porque el vacío se va a sentir varios años. Son muchas investigaciones que quedaron paradas y equipos que se desarmaron. La formación de recursos humanos va a ser mucho más lenta”.

Mientras que el ex director del Centro Científico Tecnológico del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CCT) Roberto Rivarola, resaltó que desde la creación del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva en el año 2007 ingresaron al CONICET un promedio de 600 investigadores por año.

Para el año 2015 eran un total de 900, pero la asunción de Cambiemos arrasó con este avance llevando en el año 2016 las vacantes a 600, para finalizar con un recorte a 300 ingresantes este año.

Sin dudas, los cuatro años de gobierno de Mauricio Macri sólo significaron un retroceso para una comunidad científica que solo le significaba un gasto. Pero que se mantuvo en lucha ante el panorama adverso para demostrarle que esto no es así. A nivel internacional, el CONICET logró que a principios de este año el reconocido ranking global Scimago lo ubicara dentro de las mejores instituciones públicas de investigación científica del mundo, en el puesto número 21, un escalafón por encima de la NASA.

La comunidad científica ve hoy con buenos ojos a la futura gestión del Frente de Todxs, que buscará recomponer las situaciones adversas que enfrentan hoy lxs científicxs argentinxs, construyendo así un país para todxs.

Periodista, columnista en “No Se Mancha” y “Columna Vertebral” (ambos en Radio Estación Sur – FM 91,7), responsable de la sección Ciencia y Tecnología de Revista Trinchera y colaborador de Agencia Timón.

Comparte en Facebook Comparte en Twitter Comparte en Google+ Enviar a un amigo Imprimir esta nota
HOY
Tierra arrasada

Magario detalló cuáles serán los primeros proyectos impulsados por Kicillof

A horas de la ceremonia que oficializó las autoridades provinciales, la vicegobernadora y ex intendenta de La Matanza, Verónica Magario adelantó cuáles serán las primeras medidas de gobierno que implementará Axel Kicillof.