Apriete a jueces

Moyano denuncia a Conte Grand y Majul: “tráfico de influencias e instigación al prevaricato”

El sindicalista Hugo Moyano, a través de su abogado Daniel Llermanos, amplió la denuncia sobre lo que entiende “es un plan lanzado desde el Ejecutivo Nacional para desprestigiar y –finalmente- encarcelarlo”.

Moyano denuncia a Conte Grand y Majul: “tráfico de influencias e instigación al prevaricato”

ciceron.com.ar // Domingo 07 de octubre de 2018 | 20:23

En el escrito de ampliación, presentado ante la Fiscalía N° 8 de Lomas de Zamora, se incluyen en la imputación al procurador bonaerense Julio Conte Grand y el periodista Luis Majul, que se suman a los ya denunciados anteriormente que inlcuyen a la diputada Elisa Carrió, la flamante asesora del ministerio de Seguridad, Florencia Arrieto, el titular de la Agencia Federal de Inteligencia, Gustavo Arribas; la ministra de Seguridad Patricia Bullrich y su jefe de Gabinete Gerardo Milman; como así también Rubén Resnik (abogado de Bebote Alvarez), quien –según la denuncia-, “insólitamente llegó a pedir la detención de los Moyano, jamás visto en un expediente”.

Los delitos que Moyano le imputa a los nombrados son el “tráfico de influencias e instigación al prevaricato”. Además, se destaca la relación que vincula a (Luis) Majul y (Julio) Conte Grand en lo político, familiar y económico.

Siempre de acuerdo a la denuncia, la Fundación SUMA sería la fuente de cuantiosos importes que Majul cobraría del gobierno por difamar a la familia del sindicalista y cuya vinculación familiar estaría sustentada por el matrimonio entre el periodista y la prima hermana del procurador.

Entre las pruebas aportadas, que la fiscalía deberá avaluar, se incluyen declaraciones del presidente de la Cámara de Casación bonaerense, Víctor Violini; quien habría admitido “presiones” y manifestado que “los jueces tienen miedo”.

Comparte en Facebook Comparte en Twitter Comparte en Google+ Enviar a un amigo Imprimir esta nota
se acaba el c...

Febrero negro para el Gobierno en las encuestas

Según un estudio de Gustavo Córdoba, casi el 65% de los argentinos desaprueba la gestión de Macri, el nivel de rechazo más alto desde su asunción. La inflación sin freno sigue marcando el humor social.