ARTE

Se subastan dos obras desconocidas de Dalí pertenecientes a una familia argentina

Los dos cuadros fueron comprados por la bonaerense María de las Mercedes Adela Atucha y Llavallol directamente al pintor español

Se subastan dos obras desconocidas de Dalí pertenecientes a una familia argentina

Lunes 12 de febrero de 2018 | 19:04

El mundo del arte está plagado de sorpresas e intrahistorias que podrían ser la base para cualquier película de intriga y acción hollywoodiense. De hecho, el séptimo arte ha llevado a la gran pantalla la vida y la obra de grandes pintores, así como alguna que otra historia con el robo de un cuadro importante de por medio. La última de estas sorpresas proviene del campo de la pintura y ha tenido lugar en nuestro país. La casa de subastas Sotheby's ha hecho público que el próximo 28 de febrero pondrá a la venta dos cuadros del artistas surrealista Salvador Dalí hasta ahora desconocidas.

El motivo de su escaso conocimiento público, ya no solo por los ciudadanos de a pie sino también por parte de los expertos, es que ambas obras fueron adquiridas por la condesa argentina de Cuevas de la Vera, más conocida por su apodo Tota, de manera directa al pintor español. Desde entonces, ambas han permanecido a la familia de la condesa y tan solo una de ellas ha sido mostrada al público en una ocasión. Se trata de Gravida, que fue cedida por la familia en década de los 80 para una exposición que tuvo lugar en Suiza.

El hecho de que estas obras salgan ahora a subasta no debe extrañar a nadie ya que es una práctica habitual; hace un par de años, en 2006, la casa de subastas Christie's sacó a la venta una obra del paisajista William Turner que se vendió por la friolera de 35,8 millones de dólares. El comprador fue Stephen Wynn, un millonario magnate de los casinos de Las Vegas a quien que la ciudad ya haya sido superada por Macao como centro de ocio del juego con grandes torneos internacionales no pareció importarle a la hora de hacer el desembolso.

Las obras en cuestión del pintor español que tendrán un nuevo dueño el próximo día 28 durante la subasta especial centrada en el surrealismo son dos lienzos pintados en la década de los 30 y que muestran, como todas las obras del español, un gran dramatismo pictórico. Gradiva, pintada en 1931, tiene como protagonista a una figura mitológica que también es el personaje de una novela escrita por Wilhem Jensen en 1903. En la novela, un arqueólogo se enamora de una figura que encuentra en un bajorrelieve romano llegando a imaginarsela como una mujer real. Como dato curioso destaca que Gradiva fue el apodo que Dalí le asignó a su mujer Gala - su nombre real era Elena Ivanovna Diakonova- como reflejo del profundo amor que el pintor sentía hacia la que fue, además de su esposa, modelo en varias ocasiones.

La segunda de las obras se titula Maison pour Érotomane y se cree que fue pintada alrededor de 1932, en pleno apogeo del período surrealista del pintor. En la obra se puede apreciar un paisaje completamente alejado de la realidad en el que se aprecia la metamorfosis de dos rocas hacia las formas de un caballo y un coche. En primer plano también se aprecia dos figuras humanas que observan el proceso desde la distancia y que supuestamente se corresponden con el propio Dalí y su esposa. Todas estas imágenes recrean el subconsciente humano y causaron gran impresión al neurólogo y padre del psicoanálisis, Sigmund Freud.

Ambos cuadros se subastarán en la ciudad de Londres con un precio inicial de 1,2 millones de libras para Gradiva y 1,8 millones en el caso de Maison pour Érotomane.

Comparte en Facebook Comparte en Twitter Comparte en Google+ Enviar a un amigo Imprimir esta nota
Fuego amigo

Interna feroz entre el PRO y la UCR por las bancas en el Consejo de la Magistratura

El diputado ultra macrista, Pablo Tonelli, habló sobre el duro revés que recibió el oficialismo sobre los lugares en el Consejo de la Magistratura. En ese marco, cargó fuertemente contra el bloque de la UCR por las críticas que realizaron.

HOY
son la pata civil

Liberaron al genocida que mató a la hija de Estela de Carlotto

Se trata del represor Rufino Batalla, quien fue excarcelado por haber cumplido dos tercios de su condena por crímenes en el centro clandestino de detención La Cacha.