nieta número 126

El conmovedor diálogo entre la nieta recuperada y su abuela: "Es maravilloso lo que nos está pasando"

Así lo sostuvo Adriana Cosentino, la nieta recuperada 126, quien mantuvo un diálogo radial con Blanca Díaz de Garnier, su abuela biológica. Imperdible y emocionante conversación.

El conmovedor diálogo entre la nieta recuperada y su abuela:

Martes 05 de diciembre de 2017 | 20:47

Adriana Cosentino, o Vanesa, como le hubieran querido poner sus padres, es la nieta número 126, hija de Edgardo Garnier y de Violeta Graciela Ortonali, quien fue secuestrada a fines de 1976. Hoy fue recuperada, y restituída por el trabajo de Abuelas de Plaza de Mayo. Adriana ya piensa cambiarse el apellido.

Violeta estaba embarazada de 7 meses y tenía 23 años. Las personas que criaron a Adriana están muertos. La abuela, Blanca Díaz de Garnier vive en Entre Ríos y tiene 86 años.

En una comunicación telefónica, abuela y nieta conversaron al aire en el programa La Inmensa Minoría que conduce Reynaldo Sietecase en Radio con Vos.

Blanca, desde Concepción del Uruguay, dijo que fue "algo impensado, llegó de pronto". "Todavía estoy soñando", aseguró.

En contacto con Adriana, en un emocionante diálogo, sostuvo que escribió poemas con la esperanza de reencontrar a su nieta. "Estoy feliz, tengo una abuela con 40 años", dijo Adriana y agregó que "es maravilloso lo que nos está pasando".

Fuente: http://www.infonews.com

Comparte en Facebook Comparte en Twitter Comparte en Google+ Enviar a un amigo Imprimir esta nota
YA SOMOS COLONIA

El FMI tendrá una oficina en Argentina para dirigir al Gobierno de Macri

Se conoció a partir de la llegada de su directora, Christine Lagarde, al país. Con la instalación de una oficina en Capital Federal, el Fondo da señales de desconfianza a la gestión de Macri en cuanto a cómo manejará el plan de ajuste que exige el acuerdo.

HOY
en retirada

La lluvia de inversiones es para afuera: Paty despide otros 200 trabajadores

A contramano de las expectativas del Gobierno, los capitales extranjeros no solo no invierten, sino que se retiran. El holding brasileño BRF, afectado por casos de corrupción en su país, avanza en su proceso de desinversión en Argentina.