nieta número 126

El conmovedor diálogo entre la nieta recuperada y su abuela: "Es maravilloso lo que nos está pasando"

Así lo sostuvo Adriana Cosentino, la nieta recuperada 126, quien mantuvo un diálogo radial con Blanca Díaz de Garnier, su abuela biológica. Imperdible y emocionante conversación.

El conmovedor diálogo entre la nieta recuperada y su abuela:

Martes 05 de diciembre de 2017 | 20:47

Adriana Cosentino, o Vanesa, como le hubieran querido poner sus padres, es la nieta número 126, hija de Edgardo Garnier y de Violeta Graciela Ortonali, quien fue secuestrada a fines de 1976. Hoy fue recuperada, y restituída por el trabajo de Abuelas de Plaza de Mayo. Adriana ya piensa cambiarse el apellido.

Violeta estaba embarazada de 7 meses y tenía 23 años. Las personas que criaron a Adriana están muertos. La abuela, Blanca Díaz de Garnier vive en Entre Ríos y tiene 86 años.

En una comunicación telefónica, abuela y nieta conversaron al aire en el programa La Inmensa Minoría que conduce Reynaldo Sietecase en Radio con Vos.

Blanca, desde Concepción del Uruguay, dijo que fue "algo impensado, llegó de pronto". "Todavía estoy soñando", aseguró.

En contacto con Adriana, en un emocionante diálogo, sostuvo que escribió poemas con la esperanza de reencontrar a su nieta. "Estoy feliz, tengo una abuela con 40 años", dijo Adriana y agregó que "es maravilloso lo que nos está pasando".

Fuente: http://www.infonews.com

Comparte en Facebook Comparte en Twitter Comparte en Google+ Enviar a un amigo Imprimir esta nota
corrupción PRO

Costa Salguero, el negocio que sigue: tras la tragedia de Time Warp, el complejo goza de buena salud

No sólo las ganancias extraordinarias continúan con un canon irrisorio al Estado (verdadero dueño de las tierras) y sin pagar impuestos (debe 57 millones de ABL), si no que nunca cumplieron con un fallo que los obligaba a habilitar el camino cerca del río. Ahora el Poder…

HOY
HEIDI TAMBIÉN

Para no ser menos Vidal también ordenó una brutal represión contra trabajadores

Mientras en las inmediaciones del Congreso se desataba una brutal represión contra jubilados, sindicalistas y diputados, en pleno centro de la ciudad de La Plata Vidal desató otra represión. La Gobernadora ordenó una tremenda represión contra los estatales bonaerenses.