SECRETO A VOCES

Nisman, para The New Yorker: lentes de contacto, botox y think tanks conservadores

La prestigiosa revista norteamericana hizo un recorrido por los inicios de la investigación del caso AMIA y la trayectoria y los últimos meses de vida del ex titular de la UFI AMIA. Lo define como un vanidoso y destaca sus vínculos con think tanks de derecha.

Nisman, para The New Yorker: lentes de contacto, botox y think tanks conservadores

Redacción // Lunes 13 de julio de 2015 | 16:46

 

La prestigiosa revista estadounidense The New Yorker publicó hoy el artículo sobre la muerte del fiscal Alberto Nisman que hizo su corresponsal Dexter Filkins en Buenos Aires y para el que entrevistó, entre otros, a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner.
El encuentro entre el periodista de The New Yorker y Fernández de Kirchner tuvo lugar el pasado 11 de marzo en la Residencia de Olivos, y ayer fue la propia Presidenta la encargada de dar a conocer la totalidad del contenido de ese reportaje.
En el artículo publicado hoy por la revista, se incluyen algunos tramos de ese diálogo junto con el testimonio de dirigentes oficialistas, opositores, funcionarios judiciales y periodistas que siguieron de cerca el caso Nisman.
Al hacer un perfil del matrimonio Kirchner en su juventud, el periodista traza una comparación entre ellos y el matrimonio Clinton. “Néstor y Cristina eran jóvenes, luminosos e inteligentes: ex estudiantes de Derecho, despertaron comparaciones con Bill y Hillary Clinton. En 2007, Néstor anunció que daría un paso a costado para permitirle a Cristina, entonces senadora, competir por la Presidencia. Al asumir, Cristina juró sobre las convicciones de los cientos de miles asesinados y torturados. `Lo que Néstor empezó, Cristina lo continuó`, me dijo Raúl Zaffaroni, ex juez de la Corte Suprema de Justicia”.
Luego de describir “el estudio de televisión” en el que tuvo lugar la charla, Filkins escribió: “Una vez que empezamos a hablar, Kirchner se puso seria y cuestionó la acusación de Nisman de que ella había hecho un pacto secreto para olvidar el ataque a la AMIA: lo llamó ridículo, poco serio y un ataque sin ningún tipo de evidencia”.
“Kirchner me dijo”, continuó el periodista de The New Yorker, “que creía que probablemente Irán estuviera involucrado en el ataque, y que ella siempre había insistido en que el régimen entregara a los sospechosos. Pero, después de 21 años, estaba claro que los iraníes nunca iban a hacer eso. `Nunca contestaron nada`, Kirchner dijo. `Estábamos en un punto muerto`. Ella remarcó que la Comisión de la Verdad le permitiría a Argentina interrogar a los sospechosos iraníes, y la describió como un logro importante: `Tuvimos éxito en convencer a Irán de tener una discusión sobre la AMIA cuando se habían negado por décadas`”.
En el reportaje completo compartido ayer por la Presidenta en su página web y las redes sociales, el periodista de Nueva York elogiaba su gestión, sobre todo su política de memoria, verdad y justicia. “Es sorprendente y no tiene precedentes realmente en la región y en el mundo, diría yo, hay muy pocos casos en los que esta gente como los militares han tenido que realmente enfrentar un proceso por lo que han hecho”, enfatizó ante Cristina.

La prestigiosa revista estadounidense The New Yorker publicó hoy el artículo sobre la muerte del fiscal Alberto Nisman que hizo su corresponsal Dexter Filkins en Buenos Aires y para el que entrevistó, entre otros, a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner.

El artículo, titulado "La muerte de un fiscal", habla del caso AMIA y está centrado fundamentalmente en la cuestionada figura de Nisman, a quien describe como "un entusiasta de la noche porteña" y "una celebridad que gastaba en lentes de contacto azules e inyecciones de botox".

En la nota, que también incluye entre otros testimonios al canciller Héctor Timerman, el técnico informático Diego Lagomarsino, la diputada nacional Patricia Bullrich y el subsecretario de Inteligencia Juan Martín Mena, el periodista Dexter Filkins caracteriza a la denuncia por encubrimiento realizada por el fallecido fiscal contra la Presidenta como "montada a toda prisa" y la define como un documento "laberíntico y a veces exasperante".

El periodista concluye en su nota que considera que no hay evidencias que vinculen a integrantes del gobierno con "la supuesta conspiración" para encubrir el atentado a la AMIA.

Entrevistado por Filkins, el ex director de Interpol Ronald Noble reconoció que el canciller Timerman le planteó "en varias ocasiones que las alertas rojas quedaran en su lugar", con lo cual quedó descartada la posibilidad de que se interrumpiera la búsqueda de los iraníes acusados del ataque terrorista a la sede de la mutual judía en julio de 1994, y además agrega Noble, que Interpol "no podía actuar hasta que los cargos fueran eliminados" por la Justicia argentina.

Por su parte, el canciller Timerman explicó que en su momento negoció el memorandum de entendimiento con Irán "en una serie de reuniones" con su ex contraparte Ali Akbar Salehi, que comenzaron en septiembre de 2012 y finalizaron con la firma del acuerdo en la ciudad etíope de Addis Ababa.

El encuentro entre el periodista de The New Yorker y Fernández de Kirchner tuvo lugar el pasado 11 de marzo en la Residencia de Olivos, y ayer fue la propia Presidenta la encargada de dar a conocer la totalidad del contenido de ese reportaje.

Si bien su trabajo en la fiscalía especial para la causa AMIA presentaba irregularidades que en el ambiente judicial eran un secreto a voces, la muerte de Alberto Nisman apuró una operación de santificación, con el único objetivo de desgastar al gobierno.

Pero a medida que se conocieron detalles sobre el trabajo del fiscal, la maniobra entró en crisis y la canonización de Nisman pasó a un segundo plano. La nota de The New Yorker confirma ese perfil del fallecido Alberto Nisman.

Comparte en Facebook Comparte en Twitter Comparte en Google+ Enviar a un amigo Imprimir esta nota
HOY
ACUMAR

Sabbatella recorrió las Unidades Sanitarias Móviles que asistirán a hospitales públicos de la Cuenca

Serán un total de 12 Unidades al servicio de los Ministerios de Salud de la Provincia de Buenos Aires y de CABA, en el marco de la estrategia nacional que el presidente Alberto Fernández lidera frente al COVID-19.