"UNO Y OTRO BANDO"

El diario La Nación, obsesionado con la teoría de los dos demonios

La Nación volvió a sostener la Teoría de los dos demonios en una editorial, desconociendo el concepto de delitos de lesa humanidad y respeto a los derechos humanos. Celebró una reunión de "protagonistas de la lucha de los 70 de uno y otro bando".

El diario La Nación, obsesionado con la teoría de los dos demonios

Andrés Brown - Redacción En Orsai // Martes 02 de septiembre de 2014 | 12:13

La violación de los derechos humanos en la lucha antisubversiva debe ser analizada en el marco de un enfrentamiento militar llevado a su extremo por prácticas terroristas y fuerzas irregulares

El diario de los hermanos Saguier hoy retomó una de sus permanentes obsesiones: reflotar la llamada Teoría de los dos demonios sobre la etapa de la última y asesina dictadura militar.

La editorial de hoy, espacio reservado para exhibir la toma de posición del diario, se tituló tituló "Encontrar la verdad para alcanzar la reconciliación".

Ahí, el medio relativizó los delitos de lesa humanidad y desconoció no solo los juicios a los genocidas sino la legislación internacional en materia de derechos humanos.

Para eso, se sirvió de la postura de un controversial ex integrante de la organización Montoneros, Luis Labraña, que suele ser utilizado para realizar generalizaciones por parte de los jutificadores del terrorismo de Estado.

La toma de postura del diario surge a partir de un encuentro que se realizó en el Colegio Marín, de San Isidro, donde disertaron ex militares y el citado comodín ex montonero, para solaz del diario fundado por Bartolomé Mitre.

"Las reuniones entre protagonistas de la lucha de los años 70 de uno y otro bando son un valioso aporte hacia una visión integral de nuestro trágico pasado", afirma La Nación.

El diario celebra que se haya podido "ofrecer a los más jóvenes la posibilidad de escuchar la verdad de lo acontecido de la propia boca de sus protagonistas".

Los presentes fueron el coronel retirado Enrique Alsina; el ex integrante de Montoneros Labraña; el ex soldado conscripto Rogelio Mazzacote; el ex integrante del Poder Judicial Julio Ojea Quintana, y José Sacheri, hijo de un filósofo católico asesinado por el Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP) en 1974.

Según el diario, "el enfoque de los hechos reflejó sinceridad, palabras justas y la ausencia de los falaces merodeos distorsivos a los que nos ha acostumbrado el relato oficial para crear una visión parcial y asimétrica".

Culpó así al gobierno de Cristina Kirchner por terminar de instalar una condena social al terrorismo de Estado.

Pero fue más allá de la Teoría de los dos demonios, y prácticamente disculpó a la dictadura de Jorge Rafael Videla, porque para la editorial del diario los "procedimientos extremos" provinieron "primeramente de un bando y luego como respuesta del otro signaron el enfrentamiento".

Además, reclamó la modificación del concepto legal internacional sobre crímenes de lesa humanidad. Y lamentó que la ley "se aplique arbitraria y discrecionalmente, basándose en conveniencias e ideología sectarias y recurriendo a una doctrina de imprescriptibilidad para un solo bando".

La Nación, en resumen, no anduvo con vueltas y no estuvo lejos de justificar los asesinatos, desapariciones, torturas, violaciones y robos de bebés cometidos desde el poder del Estado.

"La violación de los derechos humanos en la lucha antisubversiva debe ser analizada en el marco de un enfrentamiento militar llevado a su extremo por prácticas terroristas y fuerzas irregulares. Un profundo análisis histórico resulta esencial. Por eso la iniciativa que comentamos merece aplaudirse", concluyó.

Comparte en Facebook Comparte en Twitter Comparte en Google+ Enviar a un amigo Imprimir esta nota
500 empleos en peligro

Lluvia de desinversiones: se va Iveco, empezará a producir sus camiones en Brasil

La automotriz dejaría la mayoría de sus actividades a partir de noviembre. Anunció un plan de reconversión en el que los camiones sólo se ensamblarán. Medio millar de puestos de trabajo de la planta de Ferreyra están en peligro.